lunes, 14 de mayo de 2012

La Grande Rencontre: 20 años de un acto de fe en el folclor de Quebec

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

La Grande Rencontre Montreal

Ayer, domingo, fue clausurada la vigésima versión del festival La Grande Rencontre El certamen, que se desarrolló durante el fin de semana, en diversos auditorios del Complejo de Ciencias de la Universidad del Quebec en Montreal (UQÀM), fue complementado con la realización de la primera Conferencia Internacional TRAD Montreal, llevada a cabo de martes a viernes, con asistencia de numerosos representantes del mundo de la protección al folclor, incluyendo a más de cuarenta delegados internacionales.

El evento fue producido por la Societé pour la promotion de la danse traditionnelle Québécoise, con el respaldo de Creative Scotland, Danish Roots, el Consejo Nacional para las Artes Tradicionales y el estado de Virginia (Estados Unidos).

Este festival comenzó hace 20 años con el anhelo de fomentar y revitalizar el patrimonio musical y dancístico tradicional de Quebec, en armonía con el de otras regiones del mundo.

Y, contrario a muchos de los grandes esfuerzos culturales que se hacen en el Quebec y que, tarde o temprano, terminan por desvanecerse, este festival cada año crece y mejora.

En esta ocasión,  con el lema de «À la croisée des chemins» («En el cruce de los caminos») y persiguiendo, como siempre, sus objetivos centrales, el festival ofreció al público no solamente conciertos de reputadas agrupaciones musicales, sino también clases magistrales, talleres, proyecciones fílmicas y mesas redondas.

Los artistas invitados, entre grupos y solistas, fueron en total veintiocho, provenientes de nueve países:  Canadá, Estados Unidos, Escocia, Irlanda, Suecia, Dinamarca, Noruega,  Bélgica y Argentina. 

En cuanto a los artistas quebequeses, el festival acertó al presentar a algunas de las agrupaciones tradicionales más conocidas y queridas por el público de la provincia.  Valga mencionar a La Bottine Souriante y Les Charbonniers de l’Enfer.    

Entre otros numerosos artistas y conjuntos de renombre, brillaron Nordic Fiddlers Bloc, Jidder, Vishten, Mélisande et Alexandre, Belzébuth, Alasdair Fraser y Natalie Haas, The Whitetop Mountain Band, Himmerland y April Verch.

Gracias al apoyo entusiasta del festival, estos artistas pudieron «comulgar» con el público quebequés aficionado, afianzando su proyección en el Canadá, y recargaron de ideas y conocimientos las investigaciones sobre temáticas folclóricas y tradicionales que cada una de estas agrupaciones realiza de manera permanente.

Además, dada la presencia de distinguidos representantes del mundo folclórico internacional en la Conférence Trad, artistas y empresarios lograron fortalecer redes de contactos y vislumbrar próximos proyectos.

El Complejo de Ciencias de la UQÀM, estratégicamente situado, se convirtió en el gran santuario del festival. Allí, en cuatro escenarios distintos (el Ágora Hydro-Québec, la «Plaza de Mercado», el Cabaret Trad y en varias salas de cursos), la familia y los públicos diversos pudieron gozar de los espectáculos y aprovechar los eventos académicos.  El buen suceso de estas actividades se debió en buena parte a los más de 120 voluntarios del festival, comprometidos por que el folclor de su tierra no pierda vigencia.

Según Gilles Garand, director del festival y alma del evento, el festival «es una oportunidad para encontrarse, Gilles Garandsocializar y hacer negocios», y, en cuanto a los criterios que se tuvieron en cuenta a la hora de seleccionar a los artistas, comenta que estos fueron «la cualidad artística, la distribución geográfica y la capacidad de los artistas de trabajar en mercados culturales diversos».

Durante las actividades, sobresalió el interés de los jóvenes por conservar las tradiciones artísticas de sus ancestros.  Impresionante el número de jóvenes «carrés rouges» con el alma inflamada de orgullo a la hora de mantener viva la tradición de su cultura.  Todo lo cual, por supuesto, adaptado a Quebec contemporáneo y multicultural. 

Y mencionando la multiculturalidad, en aquellos salones de baile repletos de parejas de todas las edades y todas las clases sociales danzando a la manera auténtica de los franco-canadienses, estuvieron presentes también los latinos.  Varias parejas hispanohablantes degustando las tradiciones rítmicas del Quebec y apostándole al reto de ejecutar dignamente estas exigentes danzas. El resultado: el mismo de cuando los quebequeses intentan «bailar latino».

Todo nuevo ciudadano del Quebec debería aprovechar esta clase de escenarios, para aproximarse a la cultura y a la historia del país que lo acoge.  Mucho más, si tenemos en cuenta lo divertidas que resultan las actividades.  Después de las clases y los espectáculos, las veladas terminaban, a eso de las tres de la mañana, con animadas tertulias musicales, en las cuales los distinguidos músicos invitados se unían para improvisar, experimentar y para tocar al unísono bellas tonadas folclóricas.

Como en evento tradicional del folclor quebequés que se respete, la podorritmia (podorythmie) fue protagonista especial.  Artistas especializados en este difícil arte, de hacer música con los pies, se ganaron la ovación general del público.

El festival se aprovechó, además, para exaltar a la cantante tradicional Gaëtane Breton y al «podorritmista» y músico Alain Lamontagne, ganadores en este 2012 del Premio Aldor, que, desde hace 17 años, se concede en el marco de este certamen.

Del balance final del evento, absolutamente positivo, la mejor noticia es que, de esta primera conferencia TRAD, surge la semilla de una gran conferencia internacional de la llamada «industria Trad», que planea realizarse de manera anual, bajo la guía de una eventual secretaría general de Festivales Trad del mundo.

Sobre la Société pour la promotion de la danse traditionnelle (Sociedad Para la Promoción de la Danza Tradicional), organizadora del evento, es de destacar que desde hace 31 años ha enfocado sus esfuerzos en la conservación, protección y rescate del patrimonio musical y dancístico del Quebec.  Además de La Grande Rencontre, ha fundado también las Veillées du Plateau (de danza típica quebequense, que se realizan cada mes) y una escuela de artes folclóricas que funciona desde hace 14 años.

Para mayor información sobre esta institución y sus programas y actividades, puede consultarse el sitio web www.espacetrad.org

 Sergio Esteban Vélez*

*Comunicador de la Universidad de Antioquia, especializado en Lenguas Modernas en la Universidad de Sherbrooke.  Ha publicado siete volúmenes de poesía y de entrevistas.  Es columnista semanal del periódico El Mundo (Colombia) y comentarista cultural de Noticias Montreal.  Fue secretario general de la Academia Antioqueña de Letras.  Ha sido ganador, entre otros, del Premio Nacional de Periodismo “Simón Bolívar”, máximo galardón al periodismo colombiano, y del Premio “José María Heredia”, que le concedió el Instituto Nacional de Periodismo Latinoamericano, de Los Ángeles, California.

Fotos: Facebook