miércoles, 16 de mayo de 2012

Los restos de Carlos Fuentes reciben un homenaje en el Palacio de Bellas Artes de México

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

A las 10:30 de hoy se celebró una misa en el domicilio de Carlos Fuentes en Ciudad de México, luego el cortejo fúnebre partió rumbo al Palacio de Bellas Artes. Salió de la zona de San Jerónimo y avanzó escoltado por guardias de tránsito por la avenida San Jerónimo para luego acceder al segundo nivel de Periférico hasta Patriotismo.

Ya en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México, la primera guardia de honor fue encabezada por el presidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala, b viuda de Fuentes, la hija del escritor, Cecilia Fuentes Macedo, Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno del Distrito Federal, y su esposa, así como la titular del Conaculta, Consuelo Sáizar.

Los restos del escritor serán cremados y probablemente enterrados en el cementerio de Montparnasse de Paris, junto a sus hijos Carlos y Nastasha. Su tumba con su lápida correspondiente ya había sido encargada por el propio escritor.

La Jornada

En punto de las 12:00 de este miércoles comenzó en el Palacio de Bellas Artes el homenaje público al escritor Carlos Fuentes, cuyo féretro fue recibido con aplausos y cubierto por una bandera mexicana.

Consuelo Sáizar, titular del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, fue quien inició el acto de despedida y destacó la importancia y aportaciones del ganador del Premio Cervantes y el Premio Principe de Asturias, entre otros.

Rendimos homenaje, dijo la funcionaria, «al hombre que hizo más grande el tiempo mexicano. Al escritor que abrió las fronteras en nuestro idioma. Un intelectual irrepetible cuya voz resuena con pertinencia y autoridad en todos los rincones del mundo. Un hombre con un pensamiento tan luminoso como su prosa».

Dijo además que el también ensayista entendió acertadamente al porvenir a través de la mirada de los jóvenes: «fue un hombre que leyó con igual  atención a los clásicos, que sus contemporáneos y jóvenes».

La importancia de Carlos Fuentes y su obra, añadió, no se entiende pensando que ahora él se ha ido, sino que «nos quedamos sin él».

Acto seguido, el escritor y comentarista político Federico Reyes Heroles hizo un recuento de las diferentes facetas del ex diplomático no sólo como autor, sino como amigo, pareja, conferencista, viajero y orador.

Para Carlos Fuentes era de suma importancia la palabra para a través de ella crear una identidad nacional, la cual tuvo siempre presente y a cuya labor cultural se dedicó, señaló.

Como buen conversador explotaba la oralidad, y como escritor nos deja el ejemplo de su disciplina cotidiana, pues «se tomó en serio su oficio». Asimismo enfatizó su habilidad como conferencista y como «gran seductor que atrapaba con la palabra».

En tanto comentarista, expresó,  fue una «pluma de miedo» la cual siempre dejó en claro su posición.

Por su parte, Marcelo Ebrard se refirió al escritor como un «maestro, un crítico, un gran mexicano; un militante de México y apasionado sobre el futuro».

Rescató también su constante labor reflexiva para hacer de México un país justo frente a la desigualdad que aún existe, empero siempre se distinguió por su esperanza: «ante todo fue un abogado de la esperanza mexicana…un progresista y liberal» que esperaba un futuro mejor para el país.

«Al final se demostrará que tuviste razón. (México) es un gran pueblo, una gran civilización», dijo el funcionario capitalino quien pidió un aplauso para despedir al ensayista.

En su turno, el presidente Felipe Calderón afirmó hoy que el escritor Carlos Fuentes «ha muerto para ser amado más, y dejó en claro que «ni su pensamiento, ni sus libros, ni su crítica morirán jamás».

La primera guardia de honor fue encabezada por el presidente Felipe Calderón y su esposa Margarita Zavala, Silvia Lemus viuda de Fuentes, la hija del escritor Cecilia Fuentes Macedo, Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno del Distrito Federal, y su esposa, así como la titular del Conaculta, Consuelo Sáizar.

Entre los asistentes se encuentraban amigos cercanos del autor como Laura Esquivel, Felipe Garrido, el fotógrafo Pablo Ortiz Monasterio, Pilar del Río, viuda del Nobel de Literatura, José Saramago, y legisladores como Porfirio Muñoz Ledo y José González.

Previamente, a las 10:30 se celebró una misa íntima realizada en el domicilio de Fuentes para luego partir el cortejo fúnebre rumbo al recinto cultural.

El convoy salió de la zona de San Jerónimo en medio de una lluvia de medios de comunicación y avanzó escoltado por elementos de tránsito de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal por avenida San Jerónimo para luego acceder al segundo nivel de Periférico hasta Patriotismo.

El cortejo siguió por Circuito Interior hasta Paseo de la Reforma y de ahí a Avenida Juárez para llegar al Palacio de Bellas Artes. A su paso, personas aplaudieron a manera de despedida del autor de La región más transparente.

En tanto, en la Cámara de Diputados y en la sesión del Instituto Federal Electoral se rindió por separado un minuto de silencio en memoria del autor de Aura.

Los restos del intelectual serán cremados. Según un despacho de Dpa, dejó preparada su tumba en el cementerio de Montparnasse de París para ser sepultado junto a sus hijos Carlos y Natasha.

Fuentes quería descansar en el mismo camposanto donde están su amigo Julio Cortázar, Jean-Paul Sartre, Simone de Beauvoir o Samuel Beckett, y había dejado preparada la lápida, según contó el mismo en Buenos Aires días antes de morir.

«Tengo un monumento muy bonito esperándome», dijo a la prensa argentina durante su visita para la Feria Internacional del Libro.

Foto: excelsior.com.mx