viernes, 18 de mayo de 2012

Jubileo de Isabel II empañados por la ausencia de Reina Sofía de España y la presencia de reyes «tiranos»

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Isabel II, soberana del Reino Unido recibió hoy en un almuerzo a la realeza extranjera, como parte de una serie de eventos que se vienen realizando con motivo de celebrarse este año el 60 aniversario del reinado de Isabel II.

La reina Sofía de España deliberadamente no estuvo presente en el almuerzo. La razón es la anunciada visita del príncipe Eduardo, hijo menor de Isabel II al peñón de Gibraltar, cuya soberanía es reclamada por España.

Por otro lado, la presencia de algunos monarcas en suelo inglés, desataron la protesta de grupos de activistas que organizaron manifestaciones en su contra. En especial rechazan la presencia del rey de Bahrein Hamad Al Jalifa y de Mswati de Swazilandia, pequeño país africano.

La información de El Mundo.es

La reina Isabel II de Inglaterra recibe hoy en el castillo de Windsor a la realeza extranjera para celebrar con un almuerzo sus 60 años en el trono, en lo que será la mayor reunión de monarcas reinantes de los últimos años. Al almuerzo no asistirá la reina Sofía de España porque el Gobierno español lo considera «poco adecuado», ante el viaje que hará el mes próximo al peñón de Gibraltar el príncipe Eduardo, hijo menor de Isabel II, con motivo de este jubileo.

El almuerzo será ofrecido por la Reina y su esposo, el duque de Edimburgo, a partir de las 11.30 GMT, y esta noche el príncipe Carlos, heredero al trono británico, agasajará a los monarcas extranjeros con un banquete en el Palacio de Buckingham, residencia oficial de la Familia Real británica. Esta reunión forma parte de los numerosos festejos organizados durante todo este año con motivo del Jubileo de Diamantes, que recuerda la llegada de Isabel II al trono el 6 de febrero de 1952.

La ausencia de la reina Sofía en el almuerzo del Jubileo de diamantes de Isabel II ha dejado este viernes paso a una notoria y contestada presencia entre los 26 monarcas invitados: la del rey de Bahrein Hamad Al Jalifa, recibido a los gritos de «asesino» y «dictador» de camino hacia el castillo de Windsor.

Mientras los miembros de la realeza mundial colapsaban las carreteras de salida de Londres con sus respectivos séquitos, el activista Peter Thatchell se desmarcaba abiertamente de los fastos y lanzaba su dedo acusador contra el palacio de Buckingham: «Es lamentable que la Reina invite los tiranos reales. Los monarcas de Bahrein, Brunei, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudí y Swazilandia nunca deberían ser agasajados en una democracia».

Decenas de manifestantes han acudido este viernes a la embajada de Bahrein en Londres para protestar contra la invitación a Hamad Al Jalifa y contra la brutal represión de la democracia en la perla del Golfo Pérsico. Ante la escalada de las protestas y el silencio de Buckingham, el Foreign Office ha justificado la invitación alegando que el «compromiso» del monarca con las reformas y la buena relación entre los dos países.

Las protestas se han dirigido también contra Mswati de Swazilandia, el rey polígamo, que ha podido ver desde su ventana en el hotel Savoy la vigilia convocada por los exiliados del pequeño país africano, indignados por su presencia en Londres con su séquito de 30 personas. «¡Déjales comer mierda de vaca!», podía leerse en las pancartas de protesta, denunciando la extrema pobreza y los altísimos índices de SIDA en el país africano, en contraste con los excesos y los abusos de los derechos humanos de su anacrónico monarca.

Mal comienzan pues los fastos preparados con motivo del 60 aniversario en el trono de Isabel II, que ha querido tener sin embargo cerca a la realeza europea, representada en el almuerzo por el rey Carlos Gustavo y la reina Silvia de Suecia, el rey Harald y la reina Sonia de Noruega y el príncipe Alberto de Mónaco y su esposa Charlene, entre otros.

El «desplante» español y la ausencia de la reina Sofía sigue dando que hablar a los medios británicos. Tras el varapalo del diario conservador ‘The Daily Telegraph’, ‘The Guardian’ explica hoy que el «desplante» es una repuesta directa al viaje planeado el mes que viene por el príncipe Eduardo a Gibraltar, «el territorio británico cuya soberanía quiere recuperar España».

Foto: cnn /pantalla video