domingo, 20 de mayo de 2012

Murió de cáncer a los 59 años el autor del atentado de Lockerbie

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El 21 de diciembre de 1988 el mundo se estremeció cuando una avión de la línea Pan Am estalló en el aire, a causa de una bomba colocada en la bodega del aparato. El vuelo 103 con 259 personas a bordo estalló poco tiempo después de haber despegado, cuando sobrevolaba los cielos de la ciudad escocesa de Lockerbie. Todos sus ocupante murieron.

El autor de ese atentado, el libio Abdel Basset al-Megrahi, de 59 años, murió en su casa, víctima de cáncer.

Las información de El Mundo.es

El ex oficial de inteligencia libio condenado por el atentado de Lockerbie en 1988 que mató a 270 personas ha muerto, según ha confirmado su hermano a los medios de comunicación.

Abdel Basset al-Megrahi, de 59 años, murió en su casa tras una larga batalla contra el cáncer.

El terrorista fue ingresado en estado crítico hace apenas un mes, pero logró salir de dicha situación. Sin embargo, el tumor prostático que padecía hizo que su estado se agravase rápidamente.

Al-Megrahi fue condenado en 2001 por la bomba que explotó en el vuelo 103 de Pan Am de Londres a Nueva York, atentado que mató a sus 259 pasajeros y a 11 vecinos del pueblo escocés de Lockerbie.

Sentenciado a cadena perpetua, el terrorista fue liberado por Escocia en 2009, cumpliendo menos de dos meses de cárcel por cada uno de los fallecidos (tenía que pasar el menos 27 en prisión efectiva).

El Gobierno escocés alegó entonces que el diagnóstico de los médicos certificaba un cáncer de próstata en estado terminal y que le quedaban tan sólo unos meses de vida.

Atentado sangriento

Los hechos por los que fue condenado Al Megrahi fue uno de los más sangrientos cometidos en Europa y se produjo cuando un avión de la aerolínea estadounidense Pan Am estalló en el aire el 21 de diciembre de 1988 a causa de una bomba alojada en la bodega.

Todo el pasaje y la tripulación murió en el acto, además de 11 vecinos de la localidad escocesa (Lockerbie) por la que sobrevolaba el avión en el momento de la explosión.

Las investigaciones de las policías británica y estadounidense apuntaron a la autoría de dos ciudadanos libios: Abdel Baset Al Megrahi y Al Amin Jalifa Fahima.

Después de la negativa de Libia a entregar a los sospechosos, Al Megrahi fue condenado a cadena perpetua, mientras Jalifa Fahima fue absuelto.

No fue hasta octubre de 2002, y después de numerosas sanciones por parte de la comunidad internacional, cuando Libia ofreció una compensación económica por cada víctima y aceptó formalmente (ya en agosto) la responsabilidad del atentado.

Foto: Reuters