miércoles, 23 de mayo de 2012

Hay serias dudas de que Serbia siga adelante con su proceso de integración europea

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Luego de la elección el domingo pasado de Tomislav Nikolic como presidente de Serbia, el pesimismo ha invadido a la Unión Europea. Con Nikolic, hay seria dudas de que Serbia siga adelante con su proceso de integración europea.

Justamente se impuso el domingo la corriente contraria a dicho proceso, al menos esa es la impresión que siempre dejó Nikolic, tildado como nacionalista, ultraconservador, ligado incluso al desaparecido Slobodan Milosevic.

Sin embargo, el nuevo líder de Serbia envió un mensaje a Europa: «se mantendrá en la senda de la integración», solo que en ciertos ambientes de Berlín no le creen. Habrá que esperar el devenir de los acontecimientos.

Serbia aún no es miembro de la Unión Europea, pero sí uno de los candidatos oficiales para integrarse en el más corto plazo.

Abc.es

Tras la vuelta de las elecciones presidenciales celebradas el pasado domingo en Serbia, el ministro de Exteriores alemán, el liberal Guido Westerwelle, dijo que lo fundamental es que Belgrado mantuviese su rumbo proeuropeo gobernase quien gobernase. Seguramente, Westerwelle no habría hecho estas declaraciones si el candidato preferido por la UE, el proeuropeo Boris Tadic, se hubiese mantenido en la jefatura del Estado del país balcánico. Pero no fue así. El nacionalista y conservador Tomislav Nikolic ganó la segunda vuelta y será el nuevo presidente serbio.

Los principales medios alemanes coinciden en que la victoria de Nikolic abre una nueva etapa tanto en la política interior serbia como en sus relaciones internacionales. Un cambio que algunos creen que se traducirá en una mayor inestabilidad institucional y regional de un país sumido en una grave crisis económica. Si bien es cierto que, según datos del Ministerio de Economía serbio, la economía del país creció un 1 y un 1,6% en 2010 y 2011 respectivamente, el desempleo alcanza ya el 24 por ciento, según datos oficiales. La inflación cerró además el año pasado en el 7%. De hecho, tal y como apuntan los analistas de medios germanos, la victoria de Nikolic se debe fundamentalmente a sus promesas de creación de empleo y de atracción de inversores extranjeros que enderecen el rumbo de una economía que acusa el debilitamiento de los mercados europeos afectados por la crisis de deuda.

Integración europea

«El hombre de la máscara», como describe a Nikolic el diario alemán Süddeutsche Zeitung, se apresuró en lanzar un mensaje tranquilizador a Bruselas y las principales capitales europeas asegurando que no tiene intención de que Serbia se gane nuevos enemigos en la región, y que su presidencia se mantendrá en la senda de la integración europea, candidato oficial a ingresar en la UE desde el pasado marzo. Sin embargo, el titular del diario alemán deja clara las dudas existentes en Alemania sobre el discurso proeuropeísta de Nikolic, quien tiene lazos con el ultranacionalismo representado por el desaparecido ex presidente Slobodan Milosevic. De momento, Nikolic no ha hablado de Kosovo en clave de recuperación territorial, pero sí de protección de la minoría serbia del el norte del Estado independiente de Kosovo, no reconocido por Belgrado.

El primer reto al que se enfrenta Nikolic es la formación de un gobierno que tiene que salir del Parlamento elegido en las elecciones legislativas celebradas paralelamente a la primera vuelta de las presidenciales a principios de mayo. El hasta ahora presidente Tadic podría reeditar el gobierno entre su partido y los socialistas de Ivica Dacic. Sin embargo, el Partido Progresivo de Nikolic es ahora el más fuerte del Parlamento, y como nuevo presidente, Nikolic tiene el derecho de ordenar a miembro de su formación la creación de un gobierno de coalición que desbanque a Tadic del gobierno. Se abre por tanto el juego político del que saldrá la nueva coalición gubernamental con la que convivirá el nuevo presidente, Nikolic, y que marcará el futuro de Serbia.

Foto: Ap