jueves, 24 de mayo de 2012

Un sujeto confesó haber dado muerte al pequeño Etan Patz, desaparecido hace 33 años

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Treinta y tres años es una eternidad para unos padres que tal vez  guardaban el espíritu de ver aparecer a su hijo, desaparecido la mañana del 25 de mayo de 1979. Esa esperanza se desvaneció definitivamente hoy, cuando un sujeto declaró a la policía haber matado al pequeño Etan Patz.

El Mundo.es

En unas horas se cumplen exactamente 33 años desde aquella mañana en que Etan Patz, de seis años, desapareció cuando recorría, solo por primera vez, un par de manzanas en el SoHo desde su casa hasta la parada del autobús escolar. Este jueves, la policía de Nueva York anunció que un sospechoso ha confesado el crimen en el caso sin resolver que atormentó a padres e hijos durante años.

El jefe de policía de la ciudad, Raymond Kelley, anunció la detención con pocos detalles. Según el ‘New York Post’, se trata de Pedro Hernández, de Nueva Jersey. El hombre ha confesado que ofreció caramelos al niño para atraerlo, lo mató y desmembró su cadáver. Según el ‘New York Times’, el hombre estranguló al pequeño y lo metió en una caja.

El FBI y la policía de Nueva York han interrogado a varios sospechosos en tres décadas. El principal era otro hispano, el puertorriqueño José Ramos, encarcelado por acosar sexualmente a otros dos niños en los años 80. En 1988, un fiscal le sacó la confesión de que había llevado a Etan a su apartamento y había intentando abusar de él, pero Ramos contó también que lo había dejado marchar. El próximo noviembre saldrá de prisión.

Este abril, la policía también investigó al ‘chapuzas’ para el que trabajaba el puertorriqueño. De hecho, la policía se pasó cinco días buscando restos en el sótano de lo que antes era su taller, a media manzana de la casa del niño.

Los padres de Etan siguen viviendo en el mismo ‘loft’ de Prince Street desde cuya ventana vieron por última vez a su hijo aquel 25 de mayo de 1979. Nunca han cambiado de dirección ni de teléfono con la esperanza de que un día Etan apareciera en su puerta y en un intento de volver a la normalidad con sus otros dos hijos. Y nunca dejaron de insistir en la investigación del caso.

El primer ‘se busca’

En 1979, la cara angelical del pequeño, retratada por su padre, fotógrafo profesional, fue el primer «se busca» en salir en un cartón de leche. Centenares de policías y voluntarios rastrearon su paradero hasta Israel. Y el presidente Ronald Reagan estableció el Día de los Niños Desaparecidos en su nombre el 25 de mayo.

«Tuvo mucho impacto. El público era más inocente sobre los peligros. Así nació la idea de que los padres debían saber dónde estaban los niños todo el tiempo… El caso despertó tanta compasión porque había muchas fotos bonitas y los padres hablan muy bien», explica a EL MUNDO.es Lisa Cohen, la mayor experta en el caso y autora del libro ‘After Etan’.

Varias generaciones de investigadores han intentado resolver el misterio. La búsqueda llevaba ahora parada una década, pero el padre del niño, Stan, convenció a la Fiscalía esta primavera para que intentara de nuevo aclarar qué pasó aquel día en que Etan consiguió que le dejaran ir por primera vez solo hasta la parada del autobús escolar.

A las ocho menos cinco de la mañana de aquel 25 de mayo, el niño salió con su mochila de elefantes y su gorra de una aerolínea que ya no existe. Sólo tenía que andar dos manzanas y torcer la esquina. Su madre, Julie, lo observó desde la ventana.

Foto:  elpolitico.com /lacajitafeliz1