domingo, 27 de mayo de 2012

Bombardeo de la OTAN mata una familia entera de ocho miembros en Afganistán

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Al caer la noche, como es la costumbre, las tropas de la OTAN inician sus operaciones nocturnas contra la insurgencia en Afganistán. Por alguna razón, la noche de hoy en la provincia de Paktia, se fijó el blanco en una familia de ocho miembros -padre, madre y seis niños-. Todos murieron, bajo el impacto de los bombardeos. Pero los afganos no están contentos, dicen que se trataba de simples campesinos, que no eran talibanes.

El Mundo.es

Las autoridades afganas han denunciado que ocho miembros de una familia, entre ellos seis niños, murieron el sábado por la tarde en el este de Afganistán a causa de un bombardeo de las tropas estadounidenses. El incidente ocurrió en la provincia de Paktia. Fuentes de las fuerzas internacionales han confirmado estar al corriente de los hechos y han asegurado que los están investigando.

Un portavoz provincial, Rohullah Samon, precisó que el bombardeo sucedió a las ocho de la tarde en el pueblo de Sur Khail, en el distrito de Gurda Saria, y murieron un hombre, su esposa y sus seis hijos. «Shafi no era un talibán ni formaba parte de ningún grupo de oposición al gobierno. Era un simple campesino«, se quejó el portavoz en referencia al padre de familia fallecido. «Estamos trabajando para aclarar la edad de las criaturas y si eran niñas o niños», añadió.

A las ocho de la tarde, cuando ocurrió el suceso, ya ha oscurecido en Afganistán y en las zonas rurales no existe electricidad. Las fuerzas estadounidenses suelen llevar a cabo sus operaciones contra la insurgencia durante la noche, aprovechando la ventaja que les confiere el hecho de disponer de aparatos de visión nocturna. Esas operaciones han generado quejas reiteradas del presidente afgano, Hamid Karzai, ya que a menudo se registran víctimas civiles inocentes.

Estrategia a partir de 2014

El Gobierno afgano firmó un pacto estratégico con Estados Unidos semanas atrás sobre la relación y colaboración entre los dos países más allá del año 2014, cuando se prevé la retirada del grueso de las tropas internacionales de Afganistán.

En ese pacto Washington se comprometió a que las fuerzas afganas participarían en las redadas nocturnas junto a los efectivos estadounidenses para evitar confusiones. Sin embargo, parece que ayer sólo tropas norteamericanas llevaron a cabo la operación. «Si la vida de los afganos no está a salvo, no tiene sentido la firma del pacto», avisaron fuentes gubernamentales antes de su rúbrica. Se da la circunstancia de que ayer el Parlamento afgano ratificó la firma del acuerdo por parte del Ejecutivo.

El año pasado murieron 3.021 civiles en Afganistán a causa del conflicto, la cifra más alta desde el inicio de la intervención de Estados Unidos en ese país en el 2001, según datos de las Naciones Unidas. La mayoría, el 77%, fallecieron a causa de la acción de los talibán y otros grupos insurgentes, y el 14% por las tropas internacionales. Se desconoce los responsables de la muerte del 9% de víctimas restantes.

Por otra parte, cuatro militares de las tropas internacionales murieron ayer en el sur de Afganistán a causa de artefactos explosivos. La Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) no reveló sus nacionalidades, pero se cree que uno es británico y falleció en la provincia de Helmand. Un total 166 militares extranjeros han muerto este año en el país asiático, 50 menos que en los cinco primeros meses del año pasado. Mientras las bajas militares disminuyen, las civiles aumentan.

Foto: tenacarlos.wordpress.com