lunes, 28 de mayo de 2012

Colombia verá una parte oscura de su historia. Una visión sobre «Escobar, el patrón del mal»

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Pablo Escobar: El patron del Mal

Todavía no entiendo la controversia que hay en contra de esta serie de televisión que Caracol Televisión estrenará este lunes en horario estelar.

En la historia de nuestra Latinoamérica, hemos sido censurados en el pasado, entonces ¿por qué censurar una verdad, una realidad, un hecho de la historia que no solo incumbe a Medellín, ni a Colombia, si no ha gran parte de nuestro continente y más allá?

¿Tenemos que censurar lo que muchos vivieron?

Caracol Tv vuelve con una “Narco Novela”, como se le ha llamado a lo que RCN y Caracol han difundido en los últimos años.

Por ejemplo, El Cartel de los Sapos dio inicio a esta triste historia que hoy en día no solo incumbe a Colombia si no a Centroamérica, Estados Unidos, Canadá y otras partes del mundo.

Si el Cartel de los Sapos dio a conocer cómo es que se movían los narcotraficantes en América, y se pensó que la verdad estaba dicha, otra ficción demostró la realidad fuera de nuestro continente.

Es así como Kate del Castillo logra interpretar con una veracidad inigualable, con su personaje en la Reina del Sur, a una mujer que por circunstancias de la vida se une a un «narcotraficante», que en realidad es un infiltrado de la CIA y quien la convierte en una narcotraficante que domina aguas mediterráneas, dejando muy detrás a los narcotraficantes en suelo americano.

Si estas novelas o series, como ustedes quieran llamarlo, han causado controversia en Colombia, porque se dice que “se está fomentando la delincuencia  entre la juventud», más bien creo que es una ceguera ante parte de la historia de dicho país, que ha sufrido la crueldad de la narcoguerra.

Pero hoy Caracol va mas allá de los límites, hoy Caracol se basa en investigaciones de periodistas y en un libro que se convirtió en Best-Seller, «La Parábola de Pablo», en donde se muestra que no hay piedad para periodistas, ministros y todo aquel que se anteponga.

Tuve la oportunidad de ver varias escenas y hay una que me deja perplejo, pero que al mismo tiempo me recuerda una frase de mi madre, como la madre de Pablo Escobar le da un consejo: “El día que usted haga algo mala, hágalo bien hecho, no sea pendejo y no se deje pillar”, le dice la madre al futuro capo cuando era niño.

Mi madre me dijo un día, cuando yo era adolescente, algo que fue el mejor consejo de su vida: “No me importa lo que quiera ser en su vida, puede escoger ser basurero, pero sea al mejor”.

Si hago esta parábola no quiere decir que esté de acuerdo con lo que hizo Pablo Escobar, al contrario, todo narcotraficante la tiene que pagar. Pero ese tipo de frases quedan plasmadas en el corazón, pero sobre todo en el cerebro y se desarrollan, en algunos para hacer el bien, y en otros como Pablo Escobar, para hacer el mal.

Lo que es cierto es que desde la cuna se forma lo que uno puede ser, o lo en que uno se va a convertir.

Y fue así como Pablo Escobar mantuvo en jaque a todo un país por varios años, incluso décadas. Sin duda alguna siguió el consejo de su madre, pero a diferencia de todo aquel que hace el bien, un día perdió por hacer el mal. Siguió los consejos de su madre, pero como ella mismo la dijo, «se dejó pillar».

Ese fue un momento de gloria para algunos en Colombia y el mundo, pero para una pequeña comunidad fue el fin de su seguridad. Más allá de lo que Escobar representara en el mundo del narcotráfico, el que estaba con él se beneficiaba de su protección y de un salario.

Algo que aunque fuera lo más sucio, no se lo otorgaba, ni se lo otorga hoy, un gobierno elegido democráticamente.

Creo que es eso lo que los colombianos deben recordar, que por más poder que haya tenido, Pablo cayó. Y si él cayó, la esperanza que caigan los que ahora ejercen temor en Centroamérica y México crece.

Como lo han pagado los señores que un día se creyeron ser los dueños del mundo pero a quienes les llegó su fin. Señores de las redes sociales: no quieran esconder un pasado, que por más negro que sea, tiene que salir a la luz pública, como han salido las historias de Hitler, Mussolini, Franco, Bush, Alejandro el Grande, la Santa Inquisición y el golpe de estado hacia Benedicto XVI.

Permitamos al mundo juzgar, esto no es propaganda. Más bien, si Caracol y RCN lucran con las narconovelas, es porque todos ustedes las consumen y ellos  seguirán produciéndolas.

A mi criterio es mejor sacar a la luz lo que pasó y cómo pasó. Es mejor que esconder la verdad, porque a pesar de todo, fuera de Colombia, estas producciones han sido un éxito y sin duda alguna, la de Pablo Escobar lo será.

Tarde o temprano uno se da cuenta que este pasaje de la historia le cobró la vida a muchos seres humanos, ya sean colombianos pero más bien latinoamericanos. Latinoamericanos que siguen sufriendo, desde ese país hasta México, de la narcoguerra.

Sin duda alguna es un tema que hoy en día está en boca de todos, más aún cuando el más temido de los narcotraficantes lleva por nombre El Chapo Guzman y está en libertad. Se le podría comparar a lo que fue Pablo Escobar, aunque en realidad las dimensiones son tan diferentes que no se sabe si es correcta dicha comparación. Eso solo ustedes lo dirán o un capítulo de la historia lo confirmará.

Twitter: @JorgeContreras