sábado, 2 de junio de 2012

Koffi Annan teme una guerra civil en Siria

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El encargado de las Naciones Unidas para vigilar el cumplimiento del alto al fuego en Siria, Koffi Annan, se mostró hoy muy preocupado porque esta alternativa no ha funcionado y teme que «el espectro de una guerra generalizada» se produzca en el país. Guerra que puede contagiar a sus vecinos, el Líbano, por ejemplo.

El Mundo.es

Kofi Annan ha criticado al presidente Bashar Asad por incumplir el plan de paz para acabar con el conflicto sirio. Según el enviado especial de la ONU, las fuerzas de Asad han llevado a cabo atrocidades, arrestos arbitrarios y otros abusos, ignorando el rechazo mundial.

Durante una reunión con los países miembros de la Liga Árabe, Annan valoró la situación de Siria, 15 meses después de los primeros levantamientos contra Asad.

En su opinión, los esfuerzos de Naciones Unidas y de la mencionada Liga Árabe no han logrado poner un alto al fuego y la posibilidad de que se produzca una guerra es mayor cada día que pasa.

«El espectro de una guerra generalizada, con una preocupante dimensión sectaria, crece cada día», ha expresado Annan. Y ha reconocido su preocupación ante la posibilidad de que el conflicto se expanda a las regiones vecinas de Siria. De hecho, la ciudad de Trípoli en Líbano ha registrado fuertes incidentes en la madrugada del viernes al sábado.

Annan ha asegurado que el pasado martes, durante una reunión en Damasco, le dijo a Asad, en «términos muy directos y francos«, que tenía que implementar todos los puntos del plan de paz. «Ahora lo que es importante no son las palabras que emplee, sino las acciones que tome».

El plan de paz propuesto por Annan parece ser la única posible salida que sigue sobre la mesa, aunque no se esté cumpliendo. Los gobiernos de otros países no se deciden a intervenir militarmente en Siria y Rusia, por ejemplo, se ha situado de parte de Asad.

Una de las mayores atrocidades

La masacre de Hula, que se produjo la semana pasada y en la que más de un centenar de personas fallecieron, es un signo más de que la paz está aún muy lejos. «Y lo que es peor, se trata de una de las mayores atrocidades que han tenido lugar», opina Annan.

Según él mismo añade, además de las muertes, cientos de miles de ciudadanos sirios han tenido que abandonar sus hogares; «las detenciones arbitrarias continúan» y son muchas las muestras de abusos contra los derechos humanos.

Este sábado, los activistas de la oposición han informado de una nueva oleada de violencia. Los rebeldes mataron a seis soldados en la provincia de Seraa y otros ocho fallecieron en las afueras de Damasco, según ha reconocido el observatorio sirio de derechos humanos.

Desde el principio del conflicto, las fuerzas de Asad se han cobrado la vida de 7.500 personas, según cifras de la ONU. Mientras tanto, el gobierno sirio afirma que 2.600 soldados o agentes de seguridad han sido asesinados.

Foto: intereconomia.com