martes, 5 de junio de 2012

The Wall Street Journal: Mercados agitados por posible derrota de Chávez

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Mientras los inversionistas huyen de los mercados bursátiles alrededor del mundo, algunos de ellos están evaluando un destino inusual: Venezuela.

La deuda pública del país suramericano se ha disparado, y los rendimientos han caído. El índice de valores de Venezuela se ha duplicado este año, lo que convierte a dicho mercado en el de mejor desempeño a nivel mundial, de acuerdo con la firma Auerbach Grayson, que rastrea más de 120 mercados de valores primarios.

Los bonos del país son algunas de las mejores representaciones de los mercados emergentes de este año, con un índice de JP Morgan de bonos venezolanos ganando 9,5% desde diciembre, más del doble del rendimiento del 3.67% en el más amplio índice de bonos de mercados emergentes de JPMorgan.

Los inversionistas se han ido acercando a Venezuela en medio de la creciente incertidumbre sobre el futuro de la conducción del país. El presidente venezolano Hugo Chávez ha recibido tratamiento para el cáncer, y según analistas, por primera vez en 13 años de mandato, hay una importante posibilidad de que pierda las elecciones en octubre.

Rusell Dallen, gerente asociado de Caracas Capital Markets, dice que ha recibido docenas de preguntas de consultores extranjeros sobre cómo invertir en el mercado bursátil venezolano, y que ha aconsejado a algunos otros que han decidido arriesgarse.  “Los inversionistas extranjeros están empezando a notar que podrían duplicar su dinero” afirma Dallen.

La capitalización bursátil de la Bolsa de Caracas es relativamente pequeña, 2,5 mil millones de dólares, en comparación con el valor de  1,1 billones del mercado de valores de Brasil.

Sin embargo, Venezuela se encuentra en agudo contraste con la forma en que muchos inversionistas aprecian al resto del mundo. Europa está en crisis y las economías de China y EE.UU. están mostrando signos de desaceleración. Como resultado, los inversores han hecho una fuga a otros lugares, enfocándose sobre todo en mercados emergentes.

Los inversionistas han sacado 7.8 millardos de acciones de mercados emergentes desde principios de abril, según datos de seguimiento de EPFR Global. El mes pasado, mostraron los mayores cuatro salidas semanales del año.

En otros países de Latinoamérica los mercados bursatiles están cayendo. Brasil ha caído casi 6% este año y Argentina más de 10%.

La crisis en Europa demostró cómo los países (como Grecia que ha acumulado millardos en deuda pública) que fueron alguna vez favorecidos por inversionistas pueden rápidamente convertirse en parias. Algunos inversionistas dicen que en el caso de Venezuela, podría ocurrir lo contrario. Cualquier mejora para la situación económica del país podría atraer nuevos avalúos, que han sufrido bajo el estricto régimen de Chávez.

Muchos inversores creen que quien quiera que gane estará bajo mucha presión para devaluar la moneda venezolana, para así consolidar la economía. La tasa de cambio official es de 4,30 y 5,30 bolívares (el país tiene un sistema de tasa doble) por dólar. Algunos colocadores de capital afirman que dicha tasa debería ser cambiada cerca a los 9,25 bolívares, la actual tasa que se mantiene en el mercado negro.

Una moneda devaluada sería de mucha ayuda para PDVSA, que maneja su comercio en dólares, y podría mejorar la economía. Desde el punto de vista negativo, la devaluación aceleraría la inflación y aumentaría los costos de los bienes importados.

A pesar del alza en las acciones y bonos, algunos inversores temen que una transición desordenada a un nuevo gobierno podría provocar una reacción por parte de los partidarios del  actual Presidente en el ejército, y de los millones de personas que dependen de los programas sociales. Además, existen preocupaciones de que un nuevo régimen mantenga las políticas actuales de la incautación de bienes de extranjeros.

Bryan Carter, el vice-presidente de Acadian Asset Management en Boston, quien maneja un fondo de 65 millones de dólares que invierte en mercados emergentes, dijo “Capriles no tendrá el mandato popular para tomar una decision tan difícil como liberar la tasa de cambio”.

La deuda a prestamistas extranjeros casi se duplicó en los últimos tres años, alcanzando los 96,7 millardos de dólares a finales de 2011.

The Wall Street Journal