lunes, 11 de junio de 2012

Manuel Sánchez, mexicano que tiene orden de expulsión de Canadá, pide una prórroga al Gobierno

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Manuel Sanchez expulsado de Canadá, Dignidad Migrante, Deportación

Temiendo ser devuelto a México de donde huyó porque era perseguido en razón de su orientación sexual, Manuel Sánchez solicitó este lunes nuevamente clemencia del Gobierno canadiense para obtener una prórroga.

Sánchez, quien vive en Montreal y quien será expulsado hacia su país natal el próximo 20 de junio, llegó a Canadá en 2008 después de una relación complicada que habría durado varios meses.

Fue cuando quiso terminar con dicha relación que su infierno comenzó. El hombre, de 40 años, fue golpeado, abusado verbalmente y agredido sexualmente por su antigua pareja, un policía.

“El hecho de que mi agresor sea policía lo protege y le permite poner mi vida en riesgo bajo toda impunidad”, sostuvo Sánchez al Journal de Montréal, a su salida de la Corte Federal este lunes.

«Manuel Sánchez tiene razón al temer por su vida si debe regresar a México. Su agresor puede fácilmente mandarlo a asesinar por una suma de 50 dólares”, indicó su abogado Stewart Istvanffy.

El entorno de Sánchez también fue tomado como objetivo. Cuando aún vivía en México, él y sus amigos fueron golpeados por hombres armados. Dejar su país natal no mejoró la situación, pues uno de sus amigos siguió siendo agredido físicamente, por lo que debió mudarse en varias oportunidades para esconderse.

Otro problema para Sánchez: su familia ignora que es homosexual y las razones que lo impulsaron a dejar México.

En razón de la discriminación hecha hacia la comunidad gay en el país latinoamericano, resulta duro para él dar a conocer su orientación sexual.

“Es el problema más grave para mí. Si regreso a México, debo exponer mi situación”, dijo Sánchez, quien trabaja y estudia desde que llegó a Canadá.

Según el abogado, “85% de los homosexuales en México sufren de discriminación, más de la mitad son víctimas de amenazas, 30% de agresiones físicas y 20% de agresiones físicas de parte de la policía”.

El experto indica que pese al hecho de que México es un país democrático, la situación está lejos de ser fácil cuando es momento de aplicar  las leyes.

“Es un país donde hay elecciones, sí, pero donde el Estado de derecho casi no existe”, advirtió.

Foto: Facebook – Dignidad Migrante