martes, 12 de junio de 2012

Las calles de Moscú son nuevamente escenario de protestas contra Putin

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Mientras en las calles de Moscú miles de personas protestaban contra Vladímir Putin, éste se encontraba en una recepción por el Día de Rusia, en donde declaró que estaba «abierto al diálogo con la sociedad».

Sin embargo, desde ayer la policía viene practicando allanamientos de domicilios y presentando  citaciones a numerosos dirigentes opositores. Todo esto dentro del marco de una nueva ley que se puso en marcha, justamente para prohibir o limitar las manifestaciones opositoras.

La manifestación de hoy contra Putin fue denominada la Marcha de los millones, pero evidentemente no hubo millones en la calle. Las cifras de la policía habla de 10.000 personas y las del líder opositor, Serguéi Udaltsov, habla de 100.000 personas.

El País

Decenas de miles de personas marcharon hoy en Moscú convocadas por la oposición. La marcha había comenzado sin algunos de sus principales líderes -que estaban convocados a ser interrogados en el marco de la investigación abierta por los desórdenes ocurridos en la plaza Bolótnaya el 6 de mayo pasado, en vísperas de la toma de posesión de Vladímir Putin como presidente- y terminó después de un fuerte aguacero sin incidentes y sin detenciones..

Las primeras columnas de la Marcha de millones llegaron a la avenida Sájarov, donde transcurrió el mitin opositor, encabezadas por el líder del Frente de Izquierdas, Serguéi Udaltsov, Borís Nemtsov y el ex primer ministro Mijaíl Kasiánov. En la marcha participaron entre 20.000 personas (estimación de la policía) y 100.000 (según Udaltsov).

El mitin, que comenzó media hora antes de lo previsto, lo abrió la ecologista Yevgueni Chírikova, quien dio la palabra a Udaltsov, el opositor más irreconciliable con el actual régimen. El político izquierdista, famoso por sus numerosas detenciones y huelgas de hambre, pidió la libertad de «todos los presos políticos» y exigió nuevas elecciones tanto legislativas como presidenciales. Esta exigencia, que se repite en cada mitin desde los comicios a la Duma en diciembre pasado que estuvieron marcados por las irregularidades, es rechazada categóricamente por el Kremlin.

Los participantes en el mitin han aprobado el Manifiesto de la Rusia libre, que leyó Chírikova y en el que se exige la dimisión de los dirigentes del país, la disolución del Parlamento y la preparación de una nueva Constitución. Los opositores proponen limitar sustancialmente las facultades del presidente y los años de gestión a un máximo de dos periodos de cuatro años.

Udaltsov ha dicho que unos policías que subieron al escenario del mitin les han entregado a Nemtsov y a él sendas citaciones para ir a declarar al Comité de Investigaciones. Nemtosv lo hizo hoy mismo y Udalstov lo hará el miércoles.

Los interrogatorios de los líderes de la oposición citados la víspera habían comenzado una hora antes de la marcha de protesta. Pero Udaltsov no se fue al Comité de Investigaciones sino que, en su lugar, fue su esposa con una carta en la que el líder del Frente de Izquierda explica que no puede asistir al interrogatorio ya que debe estar presente en la Marcha de millones de la cual es uno de sus organizadores. Entre los asistentes estaba el novelista Borís Akunin.

El mitin, al que asistieron decenas de miles de personas, supone la culminación de medio año de protestas.

Los activistas Ksenia Sobchak e Iliá Yasin han quedado en libertad después de cinco horas de interrogatorios en el Comité de Investigación. Sobchak, cuyos ingresos serán revisados ahora por el Servicio de Impuestos después de que se le encontró en su casa más de un millón de euros, se ha negado a hacer declaraciones a la salida de esta institución, mientras que Yasin ha dicho que le habían formulado 56 preguntas –a ninguna de la cuales respondió-, todas en torno a las fuentes de financiación de él, de su organización y de otros opositores. En cuanto a Navalni, fue llevado a Rospil para hacer el registro que no habían podido realizar debido a los días feriados.

«El interrogatorio es una estúpida formalidad que solo busca impedir que hablemos en la manifestación»

El activista Navalni

Mientras se desarrollaba el mitin opositor, el presidente Putin ha intervenido en una recepción en honor al Día de Rusia y ha dicho que el poder debe estar «abierto para un diálogo constante con la sociedad» y debía prestar especial atención a los problemas que le preocupan a los ciudadanos, como son la calidad de la educación y de la sanidad, los servicios municipales y también la capacidad de los órganos del orden público de defender la ley y la dignidad del individuo. Después de oír estas palabras, Nemtsov ha comentado a la radio Eco de Moscú que Putin es un «fariseo».

En la recta final hacia el lugar del inicio de la marcha había una pancarta que decía: «Putin, ¡dimite!». Y otras reclamaban: «Libertad para los presos políticos y abajo con el poder de los ladrones», «Libertad de reunión, siempre y en todas partes» o «Esta Duma es una vergüenza para Rusia».

Mientras tanto, anoche se produjo un violento ataque contra unos líderes de la provincia de Vólogda cuando se dirigían a Moscú para participar en la denominada Marcha de millones. El coche de Yevgueni Dogozhírov, presidente del movimiento Juntos y diputado de la asamblea legislativa de esa provincia, fue interceptado por dos automóviles sin matrículas de los que salieron cuatro hombres que comenzaron a romper los cristales del automóvil y dispararon, aparentemente con pistolas eléctricas, a los pasajeros, que resultaron heridos y tuvieron que ser hospitalizados.

La marcha y posterior manifestación fue planificado para ser el primer gran acto de protesta desde que Putin regresó al Kremlin. También ha sido el primero que se realiza con la nueva y muy criticada ley que impone cuantiosas multas y serias responsabilidades a los que cometan infracciones durante los mítines. Esa ley, unida a las últimas acciones contra la oposición, es señal, para algunos, de que en la cúpula rusa ha triunfado el grupo de los halcones, que opina que hay que aplicar mano dura contra los enemigos del régimen y hostigarlos judicialmente.

Los organizadores habían pedido permiso para un mitin de 50.000 personas, pero no se sabía cómo iban a influir en la convocatoria las medidas tomadas por la fiscalía, que el lunes envió a funcionarios del Comité de Investigaciones a registrar las viviendas de algunos de los principales líderes organizadores de la manifestación: Serguéi Udaltsov, Alexéi Navalni e Iliá Yasin, entre otros.

En los domicilios de los opositores confiscaron ordenadores, teléfonos, documentos y dinero. Además de estos registros, fuerzas antidisturbios rodearon los locales de Rospil, el centro anticorrupción desde el que Navalni realiza sus investigaciones, al que los representantes de la fiscalía no habían podido entrar, ya que Rusia celebra el Día de la Rusia (debido a las fiestas, ayer también fue festivo). No accedieron tampoco al domicilio de Borís Nemtsov, exvicejefe de Gobierno y uno de los líderes de la oposición al régimen actual, por estar este ausente.

Nemtsov no pasó por su casa, para evitar que le entregaran, como hicieron con los otros dirigentes opositores, la citación judicial para declarar y se dirigió directamente al mitin donde intervino.

Los analistas que opinaban que los registros e interrogatorios tendrían, a juzgar por los comentarios en Internet en ruso, el efecto contrario y que personas que no pensaban acudir al mitín lo harían, tenían razón: la asistencia fue mayor de la esperada. Udaltsov, líder del Frente de Izquierdas, había declarado que el Kremlin pretende «atemorizar a la gente» para que se quede en sus casas, pero que no lo lograría.

Las autoridades han planificaron una veintena de eventos paralelos para diversión de los moscovitas en el Día de Rusia, con lo que también quieren conseguir que la asistencia a la marcha de la oposición sea menor que la que esperan sus organizadores. Los festejos populares culminarán con el concierto Rusia Joven en la plaza Roja, que comenzó a las siete de la tarde (las cinco en España) con la participación numerosas estrellas de la música ligera rusa.

Fotos: Reuters /Ap