jueves, 14 de junio de 2012

¡Todos a la playa del Viejo Puerto de Montreal!

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

La playa de l’Horloge en el Vieux-Port abrirá el 16 de junio

Broncearse hasta los pies en arena en pleno Viejo Puerto de Montreal es posible desde ahora. Montreal se une de esta forma a grandes ciudades como París, Berlin, Amsterdam, Bruselas, Budapest y Praga, donde existen actualmente playas urbanas.

“La playa debería estar lista para la Saint-Jean-Baptiste e incluso un poco antes”, cofirmó Nadia Paquet, directora de relaciones públicas de la Société du Vieux-Port de Montréal, según reseña Le Huffington Post Québec.

En total, hasta 1.300 personas podrán visitar el nuevo espacio que tendrá también un paseo en madera. Aunque la playa es siempre sinónimo de “bañarse”, este no es el caso en el Viejo Puerto, pues no habrá acceso al agua debido a las fuertes corrientes. Sin embargo, podrá refrescarse, realizar actividades y tomar duchas.

«Recibimos dinero del gobierno para renovar el sector. En lugar de rehacerlo como estaba, decidimos ponerle arena y modificar el ambiente para tener un lugar más agradable”, explica con orgullo Paquet.

Concebida por Claude Cormier, el arquitecto que dio a Toronto la Sugar Beach (en el Viejo Puerto), el espacio también cuenta con tumbonas y sombrillas con vista al centro y al puente Jacques Cartier.

Se prevé también que haya un kiosco con alimentos. Por ahora, las ofertas realizadas están siendo estudiadas, pero “habrá sándwiches, ensaladas…más que solo maní y papitas”.

El costo de la entrada no ha sido confirmado hasta ahora, pero será cercano a la de la pista de patinar en el Viejo Puerto, es decir entre 5 y 6 dólares por persona.

Este proyecto, que en apenas días será realidad, es parte de un programa de 180 millones de dólares que la Société du Vieux-Port desea realizar desde ahora y por los próximos cinco años para el aniversario 375 de la ciudad de Montreal, pero con la condición de que las ideas puedan ser materializadas. En el programa, además de la playa, se prevé la transformación del hangar 16 y del centro de exposición internacional, la prolongación del paseo al borde del agua y la plantación de 500 árboles, así como la renovación de los muelles y nuevos comercios en la plaza Jacques-Cartier.