jueves, 14 de junio de 2012

Tribunal Constitucional egipcio ordena la disolución de la Cámara Baja del Parlamento

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El Tribunal Constitucional de Egipto ordenó hoy la disolución de la Cámara Baja del Parlamento y declaró inconstitucional la denominada «ley de asilamiento». La aplicación de esta ley habría impedido que Ahmed Shafiq se presente a las elecciones presidenciales este fin de semana.

Como se sabe Egipto vuelve a las urnas el sábado y domingo próximos para elegir en segunda vuelta entre Amed Shafiq, quien fuera el último primer ministro de Mubarak y el representante de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Morsi. Ninguno de los dos es el candidato de los rebeldes de plaza Tahrir, quien no sacó suficientes votos como para participar en la segunda ronda.

El cierre de la Cámara Baja agrega un elemento más a las protestas de los rebeldes, no contentos ya con la sentencia otorgada a Mubarak y ahora implica a los Hermanos Musulmanes quienes tenían fuerte participación en dicha cámara.

Reporte de: El País

A menos de 48 horas del inicio de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Egipto, el Tribunal Constitucional de Egipto ha ordenado hoy la disolución de la Cámara Baja del Parlamento, tras anular un tercio de los escaños de la Asamblea Popular, y ha declarado inconstitucional la llamada «ley de aislamiento». De haberse aplicado, esta normativa habría impedido la participación de Ahmed Shafiq, el último primer ministro de Hosni Mubarak, en los comicios que se celebrarán el próximo sábado y domingo.

Según la corte, la legislación electoral bajo la que se celebraron las elecciones parlamentarias del pasado invierno es inconstitucional, lo que implica la disolución del Parlamento, y la asunción por parte de la Junta Militar de plenos poderes legislativos. La controvertida decisión vuelve a situar la azarosa transición egipcia en su punto de partida, y pueden representar una peligrosa escalada en la confrontación entre los Hermanos Musulmanes, cuyo brazo electoral dominaba el legislativo, y la Junta Militar.

Según la ley electoral impugnada, dos tercios de los diputados debían ser elegidos por un sistema de listas de partidos, y el tercio restante correspondería a candidatos individuales. No obstante, tras un acuerdo entre la Junta Militar y los fuerzas políticas, se enmendó la norma para permitir que en la elección de los candidatos individuales pudieran concurrir personas afiliadas a partidos.

La demanda contra la ley electoral, presentada por un abogado egipcio, argumenta que la participación de candidatos vinculados a partidos políticos socava las opciones de ciudadanos independientes de poder servir en el Parlamento. Esta no es la primera vez que el Constitucional invalida unos resultados electorales con esta misma justificación legal, pues ya lo hizo en los años 1987, y 1990. En el año 2000, declaró también inconstitucional la ley electoral, pero por otros motivos.

Mientras el fallo sobre la inconstitucionalidad de la «ley de aislamiento» era esperado, el de la disolución de las dos cámaras del Parlamento ha sido toda una sorpresa. Durante los últimos días, varias filtraciones a la prensa local apuntaban a que se pospondría la sentencia hasta después de las elecciones presidenciales. De acuerdo con las declaraciones a Reuters de Faruq Sultan, el presidente del Tribunal Constitucional, el veredicto representa la disolución de «la totalidad de la cámara» y no solo de un tercio, tal como habían interpretado numerosos medios tras publicarse el fallo.

La «ley de aislamiento», aprobada en mediados de abril, tenía como finalidad privar a los altos cargos del régimen Mubarak de todos sus derechos políticos, incluido el de ocupar cualquier cargo electo. Así pues, de haberse aplicado, Shafiq debería haber sido descalificado de la cursa presidencial. Sin embargo, en una polémica decisión, la Junta Electoral optó por dar luz verde de forma cautelar a la candidatura del expremier de Mubarak, y elevar la norma al Constitucional para que se pronunciara sobre su legalidad.

Los juristas egipcios se han mostrado divididos respecto a la constitucionalidad de la norma, que sólo afecta a aquellos que ocuparon los cargos de presidente o vicepresidente de la República, de primer ministro, o posiciones de liderazgo dentro del disuelto PND, el partido del régimen, entre los años 2001 y 2011. Los expertos que se oponen a la legislación argumentan que la «ley de aislamiento» viola los derechos individuales, pues sostienen que el no se pueden sustraer los derechos políticos de una persona sin un veredicto de culpabilidad de un tribunal.

El veredicto de la corte ha vuelto a inflamar los ánimos de los jóvenes revolucionarios, y se han producido ya altercados entre activistas y fuerzas del orden en las inmediaciones del Tribunal Constitucional. Durante la semana pasada, decenas de miles de personas ocuparon la plaza Tahrir reclamando la aplicación de «la ley de aislamiento», y por consiguiente, la descalificación de Shafiq. El hecho de que tanto la Junta Electoral como el Tribunal Constitucional estén formados por magistrados de la confianza de Mubarak ya había levantado enormes suspicacias antes del fallo, que hoy se han visto confirmadas.

Los dos veredictos marcarán las horas previas a las elecciones del próximo sábado, influyendo en la decisión de muchos egipcios que aún permanecen indecisos, pues no confían ni en Shafiq, ni en su adversario, Mohamed Morsi, el candidato de los Hermanos Musulmanes. Existe el temor entre buena parte de la población de que una victoria de Shafiq comportaría una restauración en toda regla del régimen de Mubarak, que nunca llegó a disolverse pese a la caída del rais.

A buen seguro, estos miedos se han multiplicado durante las últimas horas, pues la prensa egipcia publica hoy que Junta Militar ha aprobado recientemente un decreto que permite a los miembros de los servicios de inteligencia el arresto sin orden judicial de ciudadanos en actos de protesta. Levantado el estado de emergencia hace un par de semanas, las autoridades egipcias, el llamado «estado profundo», ya tienen una nueva herramienta legal para abortar las previsibles movilizaciones masivas que provocaría una victoria de Shafiq.

Foto: teachmideast.org