lunes, 18 de junio de 2012

Grupos aborígenes de Canadá introducen cientos de quejas por violaciones de derechos humanos

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Grupos aborígenes presentan quejas por condiciones de vida en reservas

Durante más de 30 años la sección 67 del Acta Canadiense de Derechos Humanos prohibía presentar quejas de discriminación sobre el Indian Act, la más amplia ley sobre los grupos aborígenes en Canadá. En 2008, el gobierno revocó la sección 67 pero el proceso sólo se completó el pasado junio 2011.

Ahora que los grupos aborígenes pueden usar el Acta de Derechos Humanos en contra sus propios gobiernos de bandas o contra el gobierno federal, el número de quejas presentadas ha ido creciendo. La mayoría de las quejas están relacionadas a las condiciones de vida en las reservas aborígenes.

La Comisión de Derechos Humanos de Canadá compiló varios datos y afirmó que en el pasado año, 162 quejas formales fueron presentadas en contra de gobiernos aborígenes, principalmente en temas de vivienda en reservas y elegibilidad para votar en las elecciones de la banda. De estas 162 quejas, 77 ya han sido atendidas, mientras que las otras están en revisión.

El jefe de la Comisión de Derechos Humanos, David Langtry, se mostró contento del resultado. “Estoy contento de ver hasta qué punto la gente afectada por el Indian Act -luego de 30 años de exclusión- está usando el Acta de Derechos Humanos como instrumento catalizador para mejorar la vida en las reservas”, afirmó Langtry en una entrevista para el National Post.

Por otra parte, los casos contra el gobierno federal ya están en etapas más avanzadas. Los grupos aborígenes empezaron a presentar quejas haciendo uso del Acta de Derechos Humanos contra el gobierno federal en 2008.

Desde 2008, los grupos aborígenes han llenado unas 150 quejas contra el gobierno de Ottawa. El tema principal de la mayor parte de estos casos son los problemas de financiamiento y las grandes brechas entre los fondos provinciales y federales en temas como la asistencia de menores, la educación y la policía.

Si los grupos aborígenes ganan sus casos, el gobierno federal podría estar obligado a financiar los servicios sociales en las reservas indígenas al mismo nivel per cápita que el gobierno provincial provee para los servicios fuera de las reservas. Cabe recordar que el gobierno federal es el responsable de todos los asuntos aborígenes, incluso en asuntos como educación y salud, áreas tradicionalmente de dominio provincial.

Los expertos creen que el gobierno defenderá su posición y sus planes de financiamiento a capa y espada, e incluso llevará casos a la Corte Suprema de Canadá si es necesario.

La Comisión de Derechos Humanos ya ha referido tres casos en contra del gobierno federal al Tribunal de Derechos Humanos de Canadá. El primer caso es sobre bienestar infantil. Los grupos aborígenes que viven en reservas piden que sean tratados igual que los grupos que viven fuera de reservas. Se estima que el financiamiento para los menores viviendo en reservas es 22% más bajo que para los niños fuera de reservas. Otros dos casos similares sobre educación y servicios de policía han sido referidos a este tribunal.

Foto: Flickr- Sighthound.