miércoles, 20 de junio de 2012

EE UU: Restos de un tiranosaurio subastado en más de $1 millón deberán regresar a su país de origen

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Tiranosaurio deberá regresar a su país de origen

Esta semana, el juez Kevin Castel del distrito Sur de la ciudad de Nueva York, firmó una orden de aprehensión,  la cual autorizó al Departamento de Seguridad Nacional a confiscar los restos de un tyrannosaurus bataar, una especie que vivió hace unos 70 millones de años.

El esqueleto de 2,4 metros de alto por 7,3 metros de largo figuraba en un catalogo de subastas, y se describía como una “estupendo espécimen con acabado de museo de uno de los más emblemáticos dinosaurios que vivieron en este mundo”.

El juez Castel firmó la orden luego de tener suficientes razones para creer que el esqueleto estaba sujeto a las leyes de confiscación por haber sido importado ilegalmente de Mongolia. Al parecer el esqueleto fue comprado a Gran Bretaña y había llegado a la ciudad de Gainesville, en Florida, en el 2010. El valor estimado del esqueleto era de $15.000 USD. Sin embargo, el fósil se subastó hace un mes por más de un millón de dólares.

Jim Halperin, fundador de Heritage Auctions, la casa de subastas con sede en Texas que se ocupó de la transacción millonaria del pasado mes de mayo, declaró que su representante había comprado los restos del fósil de buena fe e incluso había invertido tiempo y dinero para restaurar el esqueleto. En sus declaraciones, Halperin afirmó: “Hemos cooperado en la investigación para que los paleontólogos examinaran cuidadosamente al esqueleto, y seguiremos comparando con las autoridades para llegar a una justa solución de este asunto”.

El pasado 5 de junio cinco expertos examinaron el esqueleto y llegaron todos a la misma conclusión que se trataba de un tyrannosaurus bataar y están bastante seguros que el origen de esta especie es la cuenca de Nemegt, en Mongolia.

Esta especie de tiranosaurio fue descubierta por primera vez en 1946 durante una expedición de soviéticos y móngoles en el desierto de Gobi, en la provincia de Omnogovi, Mongolia. Desde 1924, el gobierno mongol ha decretado leyes para hacer los fósiles provenientes del país propiedad del gobierno y para criminalizar toda exportación de estos restos.

Aún no se sabe cuando el tiranosaurio regresará a su país, pero se estima que el proceso podría tomar varios meses, incluso años.

Con información de CBC News.

Foto: sunnysidepost.com