jueves, 21 de junio de 2012

Coronel sirio deserta y huye hacia Jordania con avión de combate MiG 21

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El coronel Hasan Muri Hamada, desertó esta mañana a la Fuerza Aérea siria, escapando con un avión de combate MiG 21, hacia la base Rey Huseín de Jordania.

La situación crea una vez más una situación incómoda para el gobierno de Jordania en sus relaciones ya difíciles con Siria.

El País

Un avión de combate MiG 21 de la Fuerza Aérea siria ha aterrizado este jueves en Jordania en una acción que activistas de la oposición consideran la primera deserción a los mandos de una aeronave desde el arranque del levantamiento contra el régimen de Bachar el Asad hace 15 meses.

El ministro de Información jordano, Samih al Maytah, manifestó que el piloto ha pedido asilo político.

El avión aterrizó en la base aérea Rey Huseín, a unos 80 kilómetros al noreste de Ammán, sobre las 11.00 hora local.

La cadena de televisión estatal siria informó esta mañana de que las Fuerzas Armadas sirias habían «perdido el contacto» a las 10.34 en la frontera con Jordania con un avión del mismo modelo pilotado por el coronel Hasan Muri Hamada.

Fuentes gubernamentales jordanas señalaron, bajo condición de anonimato, que la deserción es un asunto «difícil de gestionar», debido a la preocupación de Ammán con respecto a posibles reacciones hostiles de Siria. La tensión en la frontera entre los dos países se ha elevado en los últimos meses debido al constante flujo hacia Jordania de personas que escapan de la represión del régimen de El Asad.

Bombardeo en Homs

La deserción ocurrió en una mañana marcada en Siria por nuevos intensos bombardeos contra la ciudad de Homs. Las fuerzas gubernamentales y los insurgentes habían pactado el miércoles una tregua de dos horas para permitir el acceso a los equipos de la Cruz Roja, pero la intensidad de los bombardeos no ha permitido su intervención para evacuar a los centenares de civiles que se hallan entrampados en los barrios objeto del ataque.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos calcula que esta mañana unas 40 personas han perdido la vida por los ataques de las fuerzas del régimen.

Por otra parte, el secretario general adjunto de la Liga Árabe, Ahmed Ben Helli, ha instado a Rusia a poner fin a la venta de armas a Siria.

«Se debe frenar cualquier apoyo que promueva la violencia. Al entregar equipos militares se está ayudando a matar gente. Eso debe ser detenido», ha indicado en una entrevista concedida a la agencia de noticias Interfax.

Rusia, uno de los principales proveedores de material militar para el Gobierno de El Asad, ha protegido a Siria, su antiguo aliado, del endurecimiento de las sanciones de la ONU.

Aunque algunos señalan que las transferencias de armas no están relacionadas con el conflicto interno, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, aseguró el pasado 13 de junio que esto es «totalmente falso». Rusia sostiene que sus armas son defensivas y que no pueden ser utilizadas contra la población civil.

Asimismo, Ben Helli ha señalado que la misión de observadores de la ONU en Siria, que suspendió sus operaciones el sábado pasado debido a la creciente violencia en la zona, debe ser sustituida por una fuerza de paz.

En todo caso, Ben Helli ha puntualizado que la Liga Árabe no apoya la intervención militar.

Moscú ha rechazado los esfuerzos occidentales y árabes para obligar a El Asad a dimitir y ha instado a un diálogo político, un enfoque que la mayor parte de la oposición siria rechaza.

Naciones Unidas indica que más de 10.000 personas han muerto a manos de las tropas gubernamentales durante la revuelta contra el presidente sirio. Damasco, por su parte, sostiene que al menos 2.600 miembros del Ejército y de sus fuerzas de seguridad han fallecido por los «terroristas islámicos» apoyados por el extranjero.

Foto: richard-seaman.com