jueves, 21 de junio de 2012

La tensión sube en Paraguay a pocas horas que el Congreso decida la destitución del presidente

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Fernando Lugo reconoce un nuevo hijo

Ultima hora

La situación es tensa y la espera se torna larga en Paraguay. Sin embargo, faltan pocas horas para que el Congreso emita sus conclusiones sobre la posible destitución del presidente Fernando Lugo.

Lugo a apelado al pueblo para defenderse. Desde anoche grupos de personas empezaron a reunirse y hoy ya son numerosos los que permanecen frente al Congreso, pidiendo la suspensión del proceso contra el presidente.

Anoche llegaron de urgencia a Paraguay los cancilleres de Unasur, para informarse sobre la situación y dar su apoyo al presidente. Prevalecía entre ellos el supuesto de un «golpe de Estado».

El senador Miguel Abdón hablando a Radio Cardinal dijo: “Yo dejé en claro que esto no era ningún golpe de ninguna naturaleza; es un mecanismo previsto en la Carta Magna y es un mecanismo para separar del cargo a un funcionario que no se desempeñe bien”.

A última hora los cancilleres acordaron respetar la soberanía de Paraguay. Pero están presenten en estos momentos en el Congreso tratando de mediar.

Por su parte el presidente Lugo manifestó hace pocos tiempo, a la Radio 10 de Argentina que «las llamadas de los sectores populares me han incentivado a seguir». La entrevista es reproducida por La Nación de Argentina.

Grupos de monjas se reunieron también frente al congreso para manifestarle su respaldo al presidente. Sin embargo ciertos sectores jerárquicos de la iglesia estaban en favor que el presidente renuncie para evitar enfrentamientos entre paraguayos.

La OEA se va reunir para analizar los hechos.

Cristina Fernández acaba de darle a su Lugo su respaldo.

Mâs temprano

Fernando Lugo, presidente de Paraguay, a un paso de ser destituido

La Cámara de Diputados de Paraguay votó ayer por la destitución del presidente Fernando Lugo, con un solo voto en contra.

Hoy el Senado tras una discusión en el pleno, decidió aprobar la propuesta de la Comisión de Asuntos Constitucionales que planteó el siguiente horario para el proceso de juicio político: este jueves a las 18:00 se presentará la acusación ante el Tribunal que juzgará al jefe de Estado; mañana viernes a las 12:00 se realizará la sesión para la defensa; a las 14:30 se evaluarán las pruebas; a las 15:30 se presentarán alegatos finales y en una sesión de las 16:30 se dará a conocer el veredicto.

La solicitud del abogado del gobierno en el sentido que se otorgue 3 días al presidente para asumir su defensa fue desechada. (ultimahora.com)

Esto significa que mañana por la tarde Fernando Lugo podría dejar de ser el presidente de Paraguay.

Todo el problema viene a raíz de la muerte de 18 personas, entre ellas 7 policías, cuando éstos intentaban desalojar a campesinos que se habían apoderado de la finca. Los campesinos estaban armados y recibieron a tiros a los policías, desatándose el intercambio de tiros.

Lugo es acusado de promover las invasiones. De hecho, durante su campaña se reunió con varios dirigentes agrarios y les prometió “soluciones genuinas” en el marco de una prometida  redistribución de la riqueza.

Reporte de Reuters:

El presidente paraguayo Fernando Lugo quedó el jueves al borde de ser destituido por un juicio político apoyado por aliados y opositores, luego de que un sangriento choque entre policías y campesinos disparara una vertiginosa crisis en su Gobierno.

Minutos después de que la Cámara de Diputados aprobara casi por unanimidad el inicio del proceso, Lugo dijo que no planea renunciar y que defenderá su posición ante el Senado, donde tampoco cuenta con el apoyo necesario para evitar su salida.

El juicio, que concluirá este viernes, busca determinar si el mandatario incumplió sus funciones al permitir una mayor conflictividad social en el país, que tocó su punto máximo el viernes pasado, cuando un enfrentamiento entre campesinos y policías dejó 17 muertos.

«Este presidente anuncia que no va a presentar renuncia al cargo y que se somete con absoluta obediencia a la Constitución y las leyes a enfrentar le juicio político con todas sus consecuencias», dijo el mandatario en un mensaje al país, flanqueado por los comandantes de las Fuerzas Armadas.

«No existe ninguna causa valedera ni jurídica ni política que me haga renunciar a este juramento«, agregó el presidente, un ex obispo cuyo Gobierno estuvo marcado por los escándalos de paternidad y la superación de un cáncer linfático.

Los legisladores aseguran que Lugo, a quien le falta poco más de un año para terminar su mandato, no reaccionó como debía ante la masacre de la semana pasada, lo que erosionó rápidamente su base de apoyo político.

Paraguay, uno de los mayores productores mundiales de soja, tiene una larga historia de crisis políticas e interrupciones de los procesos democráticos.

El último juicio político a un mandatario fue en 1999 cuando Raúl Cubas fue acusado de mal desempeño de sus funciones tras el asesinato del vicepresidente Luis Argaña y la muerte de siete jóvenes manifestantes. Cubas renunció antes de que el juicio concluyera.

Cientos de manifestantes a favor y en contra del presidente comenzaban a llegar a la plaza del Congreso, y empezaban a registrarse algunos enfrentamientos a golpes entre ellos.

«Los ciudadanos también deben ser escuchados. No creo que el juicio político sea un camino, no creo que sea necesario», dijo bañada en llanto Amalia Allende, una docente de unos 40 años que llegaba a la plaza con una bandera paraguaya en mano.

Mientras tanto, Lugo visitó las embajadas de Ecuador y de Estados Unidos y campesinos se encaminaban a la capital Asunción para manifestar su respaldo.

Las Fuerzas Armadas emitieron un comunicado para aclarar que siguen operando en sus funciones constitucionales a las órdenes del mandatario.

Y el Banco Central, junto a la Ministerio de Hacienda, dijeron en un comunicado que de ser necesario recurrirán a todo un arsenal de instrumentos para que la estabilidad económica no sea comprometida por la situación política.

Conflictos con los aliados

Ahora el proceso de juicio político contra Lugo está en manos del Senado, que en una sesión extraordinaria este jueves aprobó las reglas del proceso.

En el reglamento se le concede a la defensa de Lugo solo dos horas para presentar argumentos en contra de la destitución y los senadores decidieron que la sentencia se conocerá el viernes por la tarde.

«Nosotros pedimos el justo derecho a la defensa, es lo principal que pedimos», dijo Emilio Camacho, asesor jurídico del presidente, antes de que fuera aprobado el reglamento.

En la cámara alta se necesitan 30 votos de un total de 45 miembros para destituir al presidente. Lugo tendría solamente dos votos a favor asegurados, pero contaría por lo menos con 24 horas para defenderse de las acusaciones.

«Después de la contundencia que se dio en la Cámara de Diputados y teniendo el Senado la representación de los mismos partidos, no veo ninguna razón para que los números varíen. Hay una amplia mayoría que apoya el juicio político», dijo el senador Marcelo Duarte.

Lugo perdió apoyo de sus propios aliados del Partido Liberal cuando designó un nuevo ministro del Interior vinculado a un partido opositor tras los choques entre campesinos y policías.

En respuesta, los cuatro ministros liberales que formaban parte de su gabinete presentaron su renuncia.

«El partido liberal deslinda cualquier responsabilidad política respecto al Gobierno del presidente Lugo», dijo el presidente de la agrupación, Blas Llano.

Los diputados dijeron durante la sesión en la que se votó el inicio de un juicio político que Lugo mantuvo en la cartera del interior a una persona inepta e incapaz para ocupar el cargo, en referencia al ex ministro Carlos Filizzola.

Además lo acusaron de tener una actitud cómplice con los campesinos que propiciaron la masacre.

«Lugo ha sumergido al país en un caos, con una ausencia total de liderazgo para resolver los problemas del Paraguay», dijo Fernando Moreno, un militante del Partido Liberal de 35 años que se manifestaba frente al Congreso.

Foto: YouTube