viernes, 22 de junio de 2012

Lo mejor de la gran gala de apertura del Festival de Música Montreal Barroco

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Festival de Música Barroco de Montreal

Anoche, en la Fonderie Darling fue abierta oficialmente la décima edición del Festival de Música Montreal Barroco, que este año tiene como tema central el Apocalipsis. 

Para dar comienzo a la gran gala inaugural del evento, los organizadores escogieron una presentación que demuestra una vez más el creciente interés del mundo cultural montrealés por la herencia artística latinoamericana: «El fin de los tiempos», cantos peruanos sobre el fin del mundo. Estos cánticos, que remontan al siglo XVII, son casi todos de autor anónimo, con excepción de las «Marionas», para guitarra, compuestas por Santiago de Murcia 1722. 

La mayoría de estos cánticos fueron «rescatados» por el sacerdote navarro Baltasar Jaime Martínez Compañón, quien los incluyó en su voluminoso «Codex Martínez Compañón», invaluable compilación de tesoros culturales del Perú del siglo XVIII. 

Los encargados de interpretar estas piezas musicales de importancia fueron los integrantes del Ensemble Proemio, dirigidos por Esteban La Rotta y Daniel Zuluaga. Valga la pena anotar el mérito de este conjunto musical, que, inspirado por el organista español Hernando de Cabezón, se ha distinguido desde hace años por la calidad de su investigación sobre la herencia musical hispánica y mediterránea. 

Luego de esta presentación, que dejó tan en alto al llamado Barroco Latinoamericano, el público pudo apreciar el concierto instrumental «La apoteosis de Lully«, compuesto por François Couperin (1668 – 1733) en homenaje a la gloria inmortal de Lully, ejecutado por Les Boréades, dirigidos por Francis Colpron, y con el complemento de una coreografía barroca especialmente preparada por Les Jardins Chorégraphiques, de Marie-Nathalie Lacoursière.

Posteriormente, el magnífico Studio de Musique Ancienne de Montréal, comandado por Chistopher Jackson, cantó el «Missa et ecce terrae motus», de Antoine Brumel (1460 – 1520), y, para concluir, se escuchó el acompasado «Medea», de Nicolas Clérambault, cuya ejecución fue exquisitamente realizada por la expresiva soprano Andréanne Brisson Paquin y el Ensemble Masques, el cual, dirigido por Olivier Fortin, lleva casi tres lustros consagrado a la interpretación del repertorio vocal e instrumental de los siglos XVI y XVII, con la feliz particularidad de utilizar instrumentos antiguos, que hacen más vívida y prístina la experiencia de ser testigos de su actuación.

Tras este completísimo espectáculo, la velada fue complementada con un «Concierto Flash», en el Café Àpropos, en el poético Viejo Puerto.

Sergio Esteban Vélez*

Foto: Sofía Carrero

*Comunicador de la Universidad de Antioquia, especializado en Lenguas Modernas en la Universidad de Sherbrooke. Ha publicado siete volúmenes de poesía y de entrevistas. Es columnista semanal del periódico El Mundo (Colombia) y comentarista cultural de Noticias Montreal. Fue secretario general de la Academia Antioqueña de Letras. Ha sido ganador, entre otros, del Premio Nacional de Periodismo “Simón Bolívar”, máximo galardón al periodismo colombiano, y del Premio “José María Heredia”, que le concedió el Instituto Nacional de Periodismo Latinoamericano, de Los Ángeles, California.