viernes, 22 de junio de 2012

Última sesión en el Parlamento antes del receso de verano: un recuento de los debates

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

La Cámara de los Comunes realizó su ultima sesión antes de la vacaciones

La última sesión en el Parlamento antes del receso veraniego de tres meses tuvo lugar este jueves en la tarde. En esta última ronda de preguntas los diputados de diferentes partidos aprovecharon para lanzarse una serie de dimes y diretes dignos de una guerra parlamentaria.

Sin duda, uno de los temas más candentes fue el proyecto de ley C-38 sobre la implementación del presupuesto.

La posición del gobierno Conservador

El gobierno conservador defendió su posición y su estrategia afirmando que sus reformas son necesarias para sobrevivir a la crisis que están afectando la economía mundial.

El Primer Ministro Stephen Harper dijo a sus camaradas que habían tenido uno de los periodos más productivos en la historia del Parlamento en cuanto a legislación. Harper aprovechó para criticar al Nuevo Partido Democrático (NPD) por oponerse y obstruir todas sus acciones. Según el Primer Ministro, la actitud del NPD “sólo prueba que ha sido el partido de oposición menos influyente en la historia de este Parlamento”.

Para llegar a su objetivo, Ottawa planea reducir sus gastos de $5.2 millardos de aquí a tres años. Estos recortes implicarán el despido de unas 19.200 personas en la administración pública.

La respuesta de la oposición oficial: Thomas Mulcair

Por su parte el NPD sigue empleando la táctica de “sacar los trapitos al sol” del gobierno conservador.  El líder del partido, Thomas Mulcair, aprovechó la última reunión en la Cámara para recordar los escándalos en los cuales el gobierno de Stephen Harper ha estado implicado recientemente, desde las controversias con el secretario Dean del Mastro, el escándalo de los robocalls, la compra de los aviones F-35, hasta los gastos de viaje extravagantes de la ministra Bev Oda.

El líder del NPD también cree que el “superproyecto” de ley C-38 de Harper tendrá un costo político, pues los electores se acordarán del “ataque” que Harper ha hecho a las instituciones parlamentarias.

Una vez más, Mulcair felicitó a los miembros de su partido por sus esfuerzos en enmendar el proyecto de ley.  A pesar que las 871 enmiendas propuestas fueron vencidas por el gobierno conservador mayoritario, Mulcair cree que la votación maratónica fue una victoria, pues expuso las verdaderas intenciones de Harper al público canadiense.

El líder del NPD -partido que ganó gracias al voto de los québécois aprovechó para criticar la falta de comprensión de la realidad de Quebec por parte del gobierno conservador.

El Partido Liberal: Bob Rae

El líder interino del Partido Liberal, Bob Rae, por otro lado, fue más directo y llamó al gobierno conservador simplemente una “dictadura democrática”. Rae declaró: “le damos poderes a un gobierno mayoritario, pero ahora están abusando de esos poderes”.

El líder de los liberales cree que los conservadores no sólo tienen un estilo, sino también una actitud y opinión malsana hacia todas las opiniones que no coinciden con las de ellos. Rae aprovechó para denunciar los “abusos de poder” del gobierno como el de haberle retirado estatus de organismo de caridad a los grupos ecologistas, luego de calificarlos de “radicales” y así evitar que obtengan fondos o donaciones.

El Bloc Québecois: Daniel Paillé

El Bloc Québecois denunció al gobierno y enfocó su crítica en el proyecto de ley  C-38. Para Daniel Paillé, jefe del Bloc, este proyecto refleja no solamente la arrogancia de los conservadores, sino también el poco conocimiento de la realidad québécoise.

Paillé recordó que los conservadores ya habían disgustado a los residentes de Quebec cuando abolieron el registro de armas, cuando nombraron a un auditor general que hablaba únicamente inglés y cuando decidieron incrementar el número de símbolos de la monarquía británica. Para Paillé, el proyecto de ley c-38 es la gota que desborda el vaso.

El Partido Verde: Elizabeth May.

La líder del Partido Verde, Elizabeth May, cree que el proyecto de ley C-38 es la prueba que el primer ministro tiene demasiados poderes, lo cual representa una “tendencia peligrosa para la democracia canadiense”. A pesar de ser la única miembro de su partido en la Cámara, May no ha dudado en hacerse escuchar. En las semanas pasadas fue la autora de muchas de las enmiendas propuestas al proyecto de ley C-38.

Con información de La Presse y CBC News.

Foto: Flickr- Scazon.