miércoles, 27 de junio de 2012

Nora Ephron: «Divertida, encantadora e ingeniosa»… como su obra

Publicado en:
Blogs
Por:
Temas:

Harry Burns: You realize of course that we could never be friends.
Sally Albright: Why not?
Harry Burns: What I’m saying is – and this is not a come-on in any way, shape or form – is that men and women can’t be friends because the sex part always gets in the way.
Sally Albright: That’s not true. I have a number of men friends and there is no sex involved.
Harry Burns: No you don’t.
Sally Albright: Yes I do.
Harry Burns: No you don’t.
Sally Albright: Yes I do.
Harry Burns: You only think you do.
Sally Albright: You say I’m having sex with these men without my knowledge?
Harry Burns: No, what I’m saying is they all WANT to have sex with you.
Sally Albright: They do not.
Harry Burns: Do too.
Sally Albright: They do not.
Harry Burns: Do too.
Sally Albright: How do you know?
Harry Burns: Because no man can be friends with a woman that he finds attractive. He always wants to have sex with her.
Sally Albright: So, you’re saying that a man can be friends with a woman he finds unattractive?
Harry Burns: No. You pretty much want to nail ‘em too.
Sally Albright: What if  THEY don’t want to have sex with YOU?
Harry Burns: Doesn’t matter because the sex thing is already out there so the friendship is ultimately doomed and that is the end of the story.
Sally Albright: Well, I guess we’re not going to be friends then.
Harry Burns: I guess not.
Sally Albright: That’s too bad. You were the only person I knew in New York.

Estas líneas, en caso de que no las reconozca, son extracto del guión de When Harry Met Sally” (1989). Las copio en inglés -y me disculpo- para respetar el texto original de Nora Ephron, esa gran artista de cine que ayer murió de neumonía en su New York natal. “Nora veía cada situación y ladeaba su cabeza y pensaba, ‘Hum ¿cómo puedo hacer esto más divertido?’. Con estas palabras la recordó Meryl Streep, a quien Ephron dirigió en “Julie & Julia” (2009).

Sí, dirigió. Y es que el talento creador de su prosa fue llevado a la imagen por ella misma en divertidas comedias en las que, generalmente, también estuvo involucrada en la producción.

Leer el lamento del mundo del espectáculo es darse cuenta de que gran parte del espíritu y el carácter de Ephron se reflejaban en sus personajes. “Ella era la que quieres leer, escuchar y estar en compañía de. Incomparable ingenio; deliciosa amiga. Reina la tristeza” tuiteó Steve Martin. Por la misma vía, Justin Timberlake la describió como “divertida, encantadora e ingeniosa”.

“Sleepless in Seattle” (1993) fue uno de los primeros grandes éxitos, como intérprete, del incomparable Tom Hanks. En esta deliciosa comedia compartió escenario con Meg Ryan, que siempre se topó en el camino de Ephron y del propio Hanks. “You’ve Got Mail” (1998) también reunió al famoso trío. Una combinación ganadora.

Así como autores y entendidos de esto del cine trazan paralelismo entre las maneras de Woody Allen y las de Ingmar Bergman –los admiradores del primero hablan de “homenaje”, los del segundo, hasta de “plagio”-, al estudiar los diálogos de Nora Ephron nos damos cuenta de que, en el ámbito de las relaciones humanas, de los amores extraños, del humor ácido, sarcástico y, a veces, hasta patológicamente neurótico, Allen tiene una influencia muy grande en Ephron. Si algo es seguro, es que en la obra de ambos sus palabras tienen un peso específico muy grande. Nada de efectos especiales. Pura actuación, relaciones humanas…Ah, y New York. 

@rodrim3105

Foto: captura de pantalla de Youtube