jueves, 28 de junio de 2012

Cámara de Representantes de Estados Unidos declara «en desacato» a Fiscal General, Eric Holder

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

¿Por qué en desacato?

El Fiscal General de los Estados Unidos, Eric Holder, se había negado a enviar a la Cámara de Representantes documentos solicitados por esta institución relacionados con la fallida operación denominada «Rapido y Furioso», ejecutada en México y que dicha Cámara investiga. Holder se ha negado enviar estos documentos, los cuales son juzgados por la administración Obama como privilegiados y no pueden salir de las oficinas de la Fiscalía.

¿Qué es la Operación Rápido y Furioso?

Es una operación encubierta realizada por los organismos de seguridad de los Estados Unidos, la DEA incluida, mediante la cual se introdujeron en México sin conocimiento del gobierno de ese país, armamentos que fueron entregado a los grupos narcotraficantes con el objeto de usarlos como señuelos para dar con las cabezas de los delincuentes.

Pero por alguna razón todo falló, las armas nunca se recuperaron y más bien sirvieron para cometer más delitos. Eric Holder declaró que en algún momento se entero de la operación y asumió sus responsabilidades y pidió disculpas.

En el fondo lo que quisieran descubrir los opositores republicanos al pedir los documentos, es si la operación estaba en conocimiento de la presidencia del país.

La información de El Tiempo

La Cámara de Representantes, controlada por el partido republicano, votó hoy favorablemente una moción que declara en desacato al actual Fiscal General del país, Eric Holder. Es la primera vez en la historia que el Congreso aprueba tal medida contra un Fiscal en funciones.

La disputa contra Holder se originó a raíz de ‘Rápido y Furioso’, una operación adelantaba por el Buró para el Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos que pretendía hacerles seguimiento a traficantes que estaban introduciendo armas de manera ilegal a México. La idea original era entregarle unas 2.000 armas a estos traficantes y luego monitorearlos en secreto para dar con los cabecillas de la red.

Sin embargo, la operación no salió bien. Las armas nunca fueron recuperadas y, de hecho, varias de ellas terminaron siendo usadas por criminales en enfrentamientos contra la justicia. En uno de ellos murió un agente fronterizo de EE.UU.

Aunque la operación tuvo su inicio a finales de la administración de George W. Bush, fue bajo Obama, con Holder ya a la cabeza de la Fiscalía, cuando se ejecutó.

El Congreso comenzó a investigar en el 2010 y ya varios funcionarios, entre ellos el propio Fiscal, han admitido que fue un error y que no se repetirá.

Sin embargo, lo que metió a Holder en problemas -y causó la moción de desacato- fue su resistencia a entregar al Congreso documentos internos y correos electrónicos que reflejarían la manera como el tema se manejó en la administración cuando el legislativo comenzó a investigar.

La semana pasada, el presidente Barack Obama invocó privilegios ejecutivos sobre los documentos, para impedir que el Congreso pueda acceder a ellos.

En el fondo, la mayoría de expertos cree que se trata de una estrategia de los republicanos, con objetivos políticos, que busca golpear a un alto funcionario de la administración y debilitar a un presidente que está en plena campaña electoral.

Entre otras cosas porque el voto de desacato tiene pocos efectos en la práctica y termina siendo más un gesto simbólico.

La moción lo que hace es pedirle al Fiscal para el Distrito de Columbia, Ronald Machen,que eleve cargos criminales contra Holder ante un Gran Jurado.

Machen, sin embargo, fue nombrado por el Presidente Obama y, de hecho, trabaja para Holder.

Dado que la decisión de este Fiscal de actuar o no es discrecional, nadie cree que Machen vaya a ¨empapelar¨ a su propio jefe. Además, ya existe un precedente cercano en el que esa fue la conducta del Fiscal para el Distrito.

En el 2008 la Cámara de Representantes, en esa ocasión controlada por demócratas, declaró en desacato a Harriet Miers y Josh Bolten, dos funcionarios de George W. Bush.

Pero el fiscal de entonces, nombrado por Bush, se rehusó a elevar cargos contra ellos.

Los republicanos, conscientes de que este es el probable desenlace de su embestida, ya tienen un plan B para seguir atormentando a Holder.

Este miércoles aprobaron otra moción que autoriza una acción civil contra el Fiscal General. Bajo esta, la Comisión de Control y Reforma de la Cámara presentará una demanda ante las cortes para que examine la decisión de no entregar los documentos y el uso de los privilegios ejecutivos que invocó la Casa Blanca.

Foto: ehui.com