viernes, 29 de junio de 2012

Un viaje espacial-atemporal: Los Amigos Invisibles en el Festival Internacional de Jazz de Montreal

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Amigos Invisibles en Montreal

Ayer, el Espace Sat fue la escena de una explosión musical llamada “ritmo gozadera”, ocasionada por un grupo de “panas” mejor conocido como Los Amigos Invisibles, agrupación venezolana que puso a más de uno a vibrar en la apertura de la trigésima segunda edición del tan esperado Festival Internacional de Jazz de Montreal.

La emoción y la expectativa se sentían en el ambiente desde las 10:00pm, hora en la que comenzó a llenarse la sala. El público asistente fue variado como en todos los espectáculos que enmarcan al Festival de Jazz de Montreal, sin embargo, la mayoría de la audiencia fue precisamente esa que maneja el “lenguaje pana”, ¡fans made in Venezuela con sabor venezolano!

Eran las 11:00 de la noche –hora en la que se suponía comenzaría el espectáculo-, y todavía no se visualizaba a Los Amigos Invisibles en tarima. La impaciencia comenzaba a apoderarse de la audiencia, y por supuesto, chistes y frases para justificar la demora no se hicieron esperar. La frase más popular de la espera “tu no los ves porque son invisibles”, pero, aún cuando los latinos tienen fama de llegar tarde a todos lados, el grupo tuvo un retraso de 25 minutos. A las 11:25 pm, se encendieron las luces del escenario para hacer visibles a los seis integrantes de la banda.

La “gozadera” de la noche inició con el caluroso saludo del vocalista Julio Briceño “¿Qué pasó mi gente?”How is every body doing?” “¡hoy se vino a gozar papá!”. Las primeras notas que llenaron la sala tuvieron el característico sonido a disco/funk con el que los integrantes transportan a los años setenta tanto a quienes vivieron esta época como a los que todavía no habían nacido. Aquellos que han tenido la oportunidad de verlos en tarima, saben que serán transbordados en un viaje de fusiones en el que no se puede hacer otra cosa que dejarse llevar. Dicho viaje temporal también se convierte en espacial. La audiencia comienza a sentirse como personaje de la película “Fiebre de sábado por la noche” y en pocos instantes, es llevada a la América del Sur atemporal que grita caribe, para luego regresar a la Norteamérica pop de los ochenta, noventa y los 2000.

Otro elemento importante a destacar en sus presentaciones es la energía y empatía con la que los integrantes de Los Amigos Invisibles interactúan y hacen interactuar a la audiencia. Sin importar el calor sofocante o la falta de espacio, jóvenes, no tan jóvenes, latinos, sajones y franco canadienses, demostraron en la medida de sus posibilidades rítmicas, haber aprendido a disfrutar del “ritmo gozadera”. En el Espacio Sat de Montreal, el público brincó, cantó y bailó al son que dictó Julio Briceño en sus instrucciones cantadas.

Entre los momentos más emotivos de la noche, se encontró sin duda el comprensible intento de la banda de constatar la cantidad de audiencia venezolana presente en el auditorio. El vocalista preguntó: “¿dónde está Venezuela?” Los gritos ensordecedores del público mayoritariamente venezolano se hicieron sentir, y por un momento efímero, tanto Los Amigos Invisibles como la audiencia venezolana presente dejaron de sentirse en Montreal haciendo juntos otro viaje espacial, esta vez al país natal. Acto seguido, una persona del público en primera fila le entregó una enorme bandera de Venezuela a Julio, quien cantó portándola orgulloso en su cuello por el resto del concierto.

Dentro del repertorio que generó mayor furor en el público, en la categoría “clásicos Amigos Invisibles” sonaron los temas: “la vecina”, “esto es lo que hay”, “ultra funk”, su versión del clásico venezolano “all day today”, “el disco anal” y las dos canciones con las que cerraron el espectáculo, “en 4” y el encore con “el sobón”. En la categoría “versión de clásicos” una excelente interpretación del tema “Smooth Criminal” de Michael Jackson y finalmente, dentro de lo que se conoce como “hits del verano”, una enérgica versión de “Party Rock Anthem.” del duo estadounidense LMFAO.

Ver a Los Amigos Invisibles en vivo es toda experiencia dionisiaca para los melómanos y amantes del ritmo que provoca ebullición de caderas. La conjugación que forman sus fusiones rítmicas sumadas a la ingeniosidad de sus letras, hacen de esta banda un fenómeno musical que no ha tenido la necesidad de versionarse en otros idiomas para llegar con brillo a la tan codiciada proyección internacional”.

@Sofiphotographe

Fotos: Sofía Carrero – Noticias Montreal

Amigos Invisibles en Montreal

Amigos Invisibles en Montreal

Amigos Invisibles en Montreal

Los Amigos Invisibles en Montreal

María Gabriela Aguzzi V. - Noticias Montreal