sábado, 30 de junio de 2012

El «loonie» cumple 25 años

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

25 anniversary Loonie Canada

La moneda “dorada” de Canadá, la de 1 dólar, que es comúnmente conocida como “loonie”, salió por primera vez en circulación hace 25 años.

La moneda entró a formar parte de las monedas canadienses el 30 de junio de 1987, como una medida de ahorro que rápidamente encontró apoyo en la población.

Fue un éxito entre turistas y operadores de máquinas expendedoras, quienes predijeron que habría una gran ventaja para las personas que preferían tener monedas en lugar de billetes. Fue, sin embargo, menos popular entre algunos operadores que se quejaron por las cargas pesadas que debían hacer desde los bancos.

Antes de la entrada en circulación del “loonie”, los canadienses utilizaban billetes, blancos y verdes, de un dólar. Los billetes salieron de las manos de los ciudadanos rápidamente y algunos de ellos solo quedaron en la calle entre nueve y 12 meses después de la salida de la moneda.

Cambiar de un billete a una moneda que duraría mucho más, permitiría a los contribuyentes un ahorro de entre 175 millones y 250 millones de dólares en 20 años, según los cálculos gubernamentales.

Inicialmente, se había previsto que el “loonie” no tendría el diseño actual, pues el troquel original se perdió en camino al Winnipeg Mint desde Ottawa, en 1986. Ese diseño era similar al del voyageur que había en la previa moneda de color plata, reseña CBC.

El Winnipeg Mint distribuyó 80 millones de “loonies” de costa a costa en junio de 1987. Desde entonces, 1,5 millardos de monedas, fabricadas en 91,5% níquel y 8,5% de bronce para su revestimiento, han sido puestas en circulación.

El último billete de dólar canadiense pasó por las imprentas en 1989 para así dar paso a la moneda, una movida que no dejó a los residentes más opciones que recibir con las manos abiertas al “loonie”. Una moneda bimetálica de dólares, el “toonie”, le siguió en 1996.

Pero es el “loonie” la que permanece como la más icónica entre las monedas canadienses. Su nombre es usado como referencia en los reportes diarios de la cotización de la moneda canadiense respecto a otras del mundo.

En primavera de este año, la composición metálica de la moneda cambió de níquel a acero de tal manera que estas sean más ligeras (medio gramo) y más baratas a la hora de ser producidas. También se introdujo en circulación una nueva versión del “toonie”.

Foto: Royal Canadian Mint