miércoles, 4 de julio de 2012

Ministro de Inmigración aclara situación sobre beneficios médicos para solicitantes de refugio

Publicado en:
Inmigración
Por:
Temas:

Ministro de Inmigración Jason Kenney

Los solicitantes de refugio protegidos por el Gobierno Federal bajo programas de la ONU seguirán recibiendo beneficios médicos, según aclaró el ministro de Inmigración de Canadá, Jason Kenney.

Para muchos la decisión significa una corrección en la postura del gobierno, pero para Kenney solo se trata de una aclaratoria luego de cierta confusión que hubo en principio sobre los polémicos recortes anunciados por Ottawa.

En una entrevista con la cadena CBC, el ministro de Inmigración señaló que Canadá seguirá dando apoyo y ofreciendo servicios a las personas que solicitan refugio y que están en alguno de los programa de la ONU que el país apoya. Estos recibirán ayuda médica, de medicamentos, así como acceso a programas dentales y psicológicos.

La nueva legislación elimina una serie de programas de los cuales se beneficiaban las personas que solicitaban refugio en Canadá y que esperaban por una respuesta. Kenney dice que este cambio es necesario para reducir los costos y que va a afectar principalmente a “los falsos solicitantes”, a quienes califica como “inmigrantes ilegales”.

Hace unos días, Rick Dysktra, diputado y secretario parlamentario del ministro de Inmigración, dijo a Noticias Montreal que la medida “era lógica”, pues no era justo que los solicitantes de refugio tenga derecho a muchos beneficios que los propios canadienses no tienen.

Pero para grupos humanitarios, así como muchos médicos alrededor del país, la medida es injusta e inhumana, porque deja en una situación difícil a las personas que esperan una decisión sobre su solicitud de refugio y que necesitan asistencia médica y medicinas, como por ejemplo los pacientes renales o diabéticos.

“Nuestra intención jamás fue que esta política afecte a los refugiados bajo la responsabilidad del gobierno que vivían en campos de refugiados de las Naciones Unidas, quienes llegan a Canadá como residentes permanentes pero que no pueden inicialmente beneficiarse de la seguridad médica provincial”, explicó Alexis Pavlich, vocero del ministro Kenney, a través de un comunicado.

Grupos de médicos han criticado la poca claridad del Gobierno, lo cual podría generar angustia en muchas personas que creen haber perdido sus beneficios.

De igual forma, el ministro Kenney ha dicho que esta medida no tendrá un gran impacto tomando en cuenta las reformas incluidas en la ley C-31. Según el gobierno, al reducir el tiempo en el que los solicitantes de refugios reciben una respuesta, se reduce el impacto que puede tener la falta de estos servicios.

Con la nueva legislación el Gobierno Federal busca tener una decisión sobre los casos de refugio en unos dos meses, así como acelerará el proceso de expulsión de aquellos que sean rechazados.

Foto: CIC