jueves, 5 de julio de 2012

Falsa alarma de terrorismo mantuvo a Londres en vilo durante cuatro horas

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Una alarma de terrorismo, mantuvo en vilo a Londres esta mañana. Sucedió en un autobús con 48 pasajeros, que hacía el trayecto de Pedelton a la estación Victoria, cuando un pasajero derramó un líquido del cual salió humo.

Temiéndose que se tratase de un agente químico, se dio alerta a la policía, la cual paralizó el tránsito, acordonó el lugar y desocupó el bus. El área se llenó de policías, bomberos y ambulancias. Cuatro horas después se comprobó que todo fue una falsa alarma.

Aunque no fue intencional, esto significó una buena muestra del ambiente policial londinense a pocos días del comienzo de los Juegos Olímpicos.

La información de El Mundo.es

Una falsa alerta terrorista obligó a cerrar al tráfico la autopista M6 y a evacuar un autobús de 48 pasajeros en las cercanías de Londres, ante las sospechas provocadas por una pasajero que derramó un líquido en un caja o en una bolsa y provocó una nubareda sospechosa.

Al cabo de cinco horas, sin embargo, la policía local de Staffordshire descartó que existiera una amenaza real y aseguró que ningún pasajero había estado en peligro o que existieran «sospechosos». Según el comunicado de la policía, «siendo la seguridad de los pasajeros su única preocupación», se desplegó un amplio cordón de seguridad en la zona, «proporcional» al peligro y tratando el caso con «la mayor seriedad».

A las 8,20 de la mañana, la policía recibió una llamada alertando sobre las actividades sospechosas de un pasajero en el autobús de la compañía ‘low cost’ Megabus que cubría el trayecto entre Pedelton y la estación londinense de Victoria, donde tenía previsto llegar a las 10,55 de la mañana a que supuestamente derramó un líquido que hizo salir humo de una bolsa.

El conductor fue alertado y se vio obligado a detener el autobús ante un peaje. La autopista quedó cortada en ambos sentidos y el tráfico quedó colapsado a lo largo de más de 20 kilómetros. La presencia de los artificieros y de la policía militar disparó aún más la psicosis terrorista, faltando tres semanas del comienzo de los Juegos Olímpicos.

Los pasajeros fueron obligados a sentarse en la calzada en dirección norte, separados unos de otros, mientras que eran rodeado por los oficiales. Perros rastreadores y oficiales forenses también fueron movilizados para ayudar en la búsqueda.

Como medida precautoria, y temiendo la presencia de algún agente químico, la policía dio órdenes a los automovilistas para cerrar las ventanas. Una decena de coches de bomberos y varias ambulancias dieron aún más dramatismo a la escena, que se prolongó durante más de cuatro horas.

Scotland Yard insistió sin embargo que ni este incidente, ni la detención de seis sospechosos de terrorismo esta mañana en Londres, guardan relación con la inminencia de la cita olímpica.

Foto: Pantalla video BBC