viernes, 6 de julio de 2012

Corte Suprema de Canadá se pronuncia sobre la definición de “crimen organizado”

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Foto del Edificio de la Corte Suprema de Canadá. Flickr de Detsang

En una decisión unánime de 7-0, la Corte Suprema de Canadá determinó este viernes que las cortes deben definir la noción de “crimen organizado” de una manera más flexible y menos estereotipada.

Este es un caso importante, pues es la primera vez que la Corte más alta del país se pronuncia sobre cómo aplicar la sección 467.1 del Código Penal de Canadá, sobre la definición de crimen organizado y sus miembros.

El caso en cuestión es el de Carmelo Venneri, un hombre que fue acusado por haber realizado transacciones de compra y venta de cocaína con un miembro del crimen organizado. Venneri había sido arrestado en 2006, en el contexto de una investigación denominada Operación Piranha, en la cual la Sûreté du Québec confiscó unos 50 kilos de cocaína en la provincia.

Cuando la policía registró la casa de Venneri, se encontraron nueve gramos de cocaína, una pistola y un gran monto de dinero.

En aquel entonces, la Corte de Quebec había acusado a Venneri con ocho cargos, incluyendo el de “cometer una ofensa para una organización criminal” y “poseer cocaína con el propósito de tráfico”. Más tarde, la Corte de Apelación había exonerado a Venneri de los cargos relacionados con las ofensas “en nombre del crimen organizado”, pues no habían pruebas que indicaran que Venneri era miembro de estos grupos criminales.

En la más reciente decisión escrita por el juez Morris Fish, la Corte Suprema indicó que aunque Venneri no era un miembro oficial del crimen organizado, trabajó como asociado para ellos y sabía con quien estaba lidiando.

Por lo tanto, esto significa que hacer trabajos que beneficien a las organizaciones criminales es equivalente a trabajar en asociación con ellos, lo cual viola la sección 467.12 del Código Penal, y es sujeto a una pena máxima de 14 años en la cárcel.

Inicialmente, Venneri había recibido una pena de siete años y tres meses. Ahora el acusado deberá volver a la Corte para que su sentencia sea revisada.

Con información del caso R. v. Venneri, 2012 SCC 33 y TVA Nouvelles.

Foto: Flickr- Detsang.