lunes, 9 de julio de 2012

Médicos creen que la ley C-31 puede afectar la salud mental de los solicitantes de refugio

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Ministro de Inmigración Jason Kenney

El ministro de Inmigración todavía no logra calmar las aguas luego de la aprobación de la polémica ley C-31 que modifica el sistema de asilo y refugio de Canadá.

Un grupo de médicos dicen estar preocupados por los riesgos a la salud mental de los solicitantes de refugio, según señala un artículo de opinión en la publicación de la Asociación Médica Canadiense.

Según los autores, numerosos estudios señalan que los solicitantes de refugio suelen tener una gran tasa de síntomas psiquiátricos. Cita el caso de Australia, donde la tasa de suicidio en centro de detención para solicitantes de refugio es 10 veces mayor a la del resto de la población.

La reforma de la ley que entró en vigencia hace unos días prevé detenciones inmediatas a las personas que sean consideradas “inmigrantes ilegales”, entre los que se incluyen aquellos que llegan en grandes operaciones de tráfico de personas o aquellos que esperan para ser expulsados luego de ser rechazados.

Por tanto, recomiendan a las autoridades limitar el tiempo de las detenciones para hacerlas de corta duración, así como mejorar las condiciones de detención para que las personas no se sientan prisioneros.

El Gobierno Federal y en especial el ministro de Inmigración, Jason Kenney, han defendido su proyecto de ley, señalando que era necesaria para arreglar un sistema de inmigración que estaba “roto”.

En el pasado las autoridades han dicho que el efecto de estas medidas no se sentirá si se logra reducir los tiempos de procesamiento de las solicitudes de refugio, permitiendo al gobierno tener una decisión en un par de meses y acelerar la expulsión de la persona en caso de que sea rechazada.

Pero los críticos a la medida señalan que viola los derechos básicos y que solo busca criminalizar a las personas que solicitan refugio en Canadá.

Foto: CIC