jueves, 12 de julio de 2012

El número de denuncias de agresiones sexuales en Montreal ha caído en los últimos cinco años

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Mujer Silueta - Flickr

Las denuncias de crímenes sexuales han disminuido un 25% en los últimos cinco años en Montreal, según los datos del SPVM.

En 2011 se contabilizaron 1.090 crímenes de carácter sexual, comparado a los 1.449 de 2007, según informó el diario La Presse en base a datos obtenidos por medio del Acta de Acceso a la Información.

Las denuncias de agresiones sexuales simples (manoseo o relaciones sexuales sin consentimiento) pasaron de 1.208 en 2007 a 848 en 2011, mientras que las agresiones armadas cayeron de 36 a 18 en el mismo periodo.

En cuanto a los casos de agresiones sexuales graves (aquellas que dejan a la víctima herida o desfigurada) estos se mantuvieron relativamente estables, con unos cuatro o cinco casos al año en toda la región del gran Montreal.

Pero a pesar de las estadísticas optimistas, el problema de base no ha cambiado para muchos. Según el Centre pour les Victimes d’Agression Sexuelle de Montréal (CVASM), las estadísticas están basadas en los casos que llegan a la policía.

Según reporta el diario montrealés, solo una de cada 10 víctimas denuncia el incidente a las autoridades, en su mayoría por miedo. En la gran mayoría de los casos la víctima conoce al agresor, por lo que el miedo a denunciarlo es mayor.

El organismo dice que no puede obligar a las víctimas a poner la denuncia, solo presta ayuda en el proceso de sanar las heridas mentales que puede dejar este tipo de agresiones.

Algunos datos:

  • Según las estadísticas recogidas el 90% de las agresiones sexuales no son denunciadas a la policía
  • Una mujer de cada tres ha sido víctima de al menos una agresión sexual desde los 16 años.
  • Un hombre de cada seis será víctima de agresión sexual a lo largo de su vida.
  • El 82% de las víctimas son mujeres.
  • Una de cada siete mujeres es agredida al menos una vez por su pareja.
  • Cerca de ocho de cada 10 víctimas conoce a su agresor.

Foto: Flickr – gustavo.tejal