jueves, 12 de julio de 2012

Estados Unidos rechaza que Irán tome parte en las negociaciones para una transición en Siria

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Estados Unidos, por intermedio de su portavoz Jay Carney, rechazó contundentemente que Irán se inmiscuya en los planes para formar un gobierno transitorio en Siria. Estas declaraciones fueron hechas luego que el enviado especial de la ONU, Kofi Annan, informara ante el Conejo de Seguridad que Irán acepta el plan de transición política para Siria. Carney sostiene que la labor de Irán en el conflicto hasta la fecha no ha sido «productiva ni útil».

Embajador sirio en Irak deserta

Por otro lado, el ministerio sirio de Asuntos Exteriores confirmó que el embajador de Siria en Irak, Nawaf al Fares, abandonó ayer su puesto, lo que constituye el primer cargo diplomático sirio en desertar desde el comienzo del conflicto entre el Gobierno de Bashar al Assad y la oposición, hace 16 meses.

Rusia responde a la oposición Siria

Por su parte Rusia respondió a una delegación del opositor Consejo Nacional Sirio (CNS), de visita en Moscú, que rechazaba una intervención militar internacional para poner fin a la guerra en Siria, afirmando que el diálogo entre todas las fuerzas políticas es la mejor salida.

La información de El País

El enviado especial de las Naciones Unidas y la Liga Árabe a Siria, Kofi Annan, dijo este miércoles al Consejo de Seguridad de la ONU que Irán acepta el plan de transición política que él ha ofrecido al régimen de Damasco y a los opositores, después de una visita a Oriente Próximo. Annan intentó de ese modo que las potencias occidentales, y especialmente Estados Unidos, acepten al régimen de los ayatolás en las negociaciones para acabar con la violencia en Siria, algo a lo que se ha opuesto de forma frontal e inmediata la Casa Blanca.

El portavoz del Gobierno norteamericano, Jay Carney ha rechazado aceptar la cooperación de Irán, alegando que su labor en el conflicto hasta la fecha no ha sido “productiva ni útil”. “Nuestro interés es el de cooperar con países que quieran ver estabilidad en Siria”, ha dicho Carney en conferencia de prensa este miércoles. El portavoz ha asegurado, además, que Washington considera que las defecciones de altos cargos sirios en los pasados días son la “punta del iceberg” que indica un derrumbe del régimen.

La cadena de televisión catarí Al Jazeera informó este miércoles de la deserción del embajador de Siria a Irak, Nawaf Fares, la primera por parte de un miembro en activo del cuerpo diplomático del país. El pasado jueves había desertado el general Manaf Tlass, miembro del cuerpo de élite de la Guardia Republicana, al que se consideraba amigo personal de Asad.

Annan viajó a Irán, Irak y a Siria. En este último país se reunió con el presidente, Bachar el Asad, que le reveló el nombre de la persona elegida para representar al régimen en las negociaciones con la oposición. “Me ofreció un nombre, y le indiqué que quería saber algo más de esa persona, y nos hemos quedado en ese punto”, dijo Annan este miércoles en conferencia de prensa desde Ginebra, después de informar al Consejo de Seguridad de la ONU por videoconferencia.

Después de los bloqueos que Rusia y China han impuesto sobre resoluciones de condena contra el régimen de Damasco en el seno del Consejo de Seguridad, Annan ha buscado involucrar a los gobiernos de Irak e Irán, vecinos ambos de Siria. Sobre el último país, fue claro el martes, en conferencia de prensa desde Teherán: “Creo que Irán puede jugar un papel positivo”. Teherán es un aliado tradicional de Damasco, y hasta la fecha se ha mantenido al margen de las negociaciones de Annan.

El conflicto sirio dura ya más de 16 meses, y los opositores estiman que se ha cobrado las vidas de 17.000 personas. Annan pactó un proceso de paz con el presidente sirio, que este cumplió tímidamente en sus primeras fases, pero que luego quedó en punto muerto y no ha ganado tracción. Los opositores piden elecciones libres y democráticas, y un cambio de régimen. Los gobernantes de Damasco acusan a los rebeldes de ser operativos de grupos terroristas como Al Qaeda.

Damasco confirma la deserción de su embajador en Irak

El País (Extracto)

El embajador de Siria en Irak, Nawaf al Fares, ha abandonado este miércoles su puesto, según ha confirmado hoy el Ministerio sirio de Asuntos Exteriores. Es el primer cargo diplomático sirio en desertar desde el principio del conflicto entre el Gobierno de Bashar al Assad y la oposición hace 16 meses.

“El Ministerio sirio de Asuntos Exteriores declara que Nawaf al Fares ha sido depuesto de sus funciones y ya no mantiene ninguna relación con nuestra embajada en Bagdad ni con el ministerio. La embajada de Irak seguirá cumpliendo con sus funciones habituales”, ha comunicado el Gobierno.

Al Fares, que, según el ministro iraquí de Exteriores, se encuentra en Qatar, ha denunciado la represión ejercida por el régimen contra la población, y ha llamado al Ejército a seguir sus pasos, y a integrar inmediatamente las fuerzas de la oposición. “Declaro que me uno desde este momento a las filas de la revolución del pueblo sirio”, ha afirmado en un vídeo colgado en internet. “Les pido a los miembros del Ejército que se unan a la revolución y que defiendan al país y a los ciudadanos. Volved vuestras armas contra los criminales del régimen”, ha proclamado.

Rusia rechaza ante la oposición siria una intervención militar extranjera

El País (Extracto)

Rusia mantiene su rotundo rechazo a una intervención militar internacional para poner fin a la guerra en Siria y sigue abogando por el diálogo entre todas las fuerzas políticas de aquel país, según se puso de manifiesto de nuevo el miércoles durante la visita realizada a Moscú por una delegación del Consejo Nacional Sirio (CNS), una de las principales fuerzas políticas opuestas al régimen de Bashar al Assad.

Los dirigentes rusos sostienen que no se aferran al régimen de al Assad, pero, tras la experiencia de Libia —Moscú considera que fue engañado en la interpretación de las resoluciones de la ONU 1970 y 1973 que sirvieron para justificar el ataque aéreo de la OTAN en el país magrebí—, temen las consecuencias que podría acarrear la marcha del líder sirio. Si el presidente Vladímir Putin, de acuerdo con el pragmatismo que inspira su política exterior, acaba por desmarcarse de El Asad, ese momento no ha llegado todavía. Moscú trata de ganar tiempo y ha propuesto al Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto para prolongar durante tres meses la estancia de la misión de observadores de Naciones Unidas, cuyo mandato expira el 20 de julio. Analistas árabes en Moscú consideran que esta parsimonia es en parte la respuesta de Moscú a la fragmentación de la oposición siria y a la falta de una alternativa a El Asad que dé garantías a Rusia sobre sus intereses en la zona.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, recomendó a la delegación del CNS, dirigida por su presidente, Abdel Basset Seida, que cumplan las obligaciones contraídas en el marco del plan Kofi Annan, tal como está contemplado en las resoluciones del Consejo de Seguridad y se aprobó en la reciente reunión del Grupo de Acción de Siria en Ginebra. Esta semana, Lavrov se entrevistó también en Moscú con una delegación del Foro Democrático de la Oposición, otra de las fuerzas políticas de la disidencia siria.

Fotos: Ap / itv.com