viernes, 13 de julio de 2012

Casos de personas ahogadas en Quebec: el calor reduce la capacidad de vigilancia en 45%

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Casos de ahogados en Quebec

El deseo de bañarse para refrescarse sube lógicamente con el mercurio. Mientras más elevado, menos dudamos en saltar al agua.

“Es cierto que el buen clima tiene un impacto en el número de casos de ahogados. La gente más quiere bañarse”, dice Diane Théberge, gestora de comunicaciones de la Societé de sauvetage du Québec.

Con el sol, nos llena un falso sentimiento de seguridad, del cual se debe imperativamente desconfiar, explica la especialista.

“La gente dice que no le pasa sino a los demás, pero no es el caso. Dos segundos de desatención pueden ser irreparables”, agrega.

Las reuniones familiares alrededor de la piscina siguen siendo peligrosas si las vigilancia de los adultos no es óptima, reseña TVA Nouvelles.

“Cuando somos 20 en un grupo, todo el mundo piensa que el otro vigila y, al final, nadie pone un ojo en los niños. Hay que designar un responsable para estar seguro que siempre habrá un adulto con los niños”, aconseja.

Y cuando los pequeños se bañan, los padres deben tenerlos en los brazos. “Esto quiere decir que deben ir al agua con ellos para prevenir cualquier accidente”, insiste.

Vigilancia afectada

Un estudio realizado por la Universidad París V y retomado por la Société de sauvetage du Québec destaca que cuando el mercurio llega a 30° C, se observa una caída en la vigilancia de 45%.

“El calor provoca fatiga. Uno está menos concentrado o no te das cuenta de todo lo que ocurre”, explica Théberge, quien recuerda la importancia de tener protecciones alrededor de la piscina.

Otros factores como el sol, su reflejo en el agua, conversar, tomar una cerveza con sus amigos o llamar por teléfono, también hacen disminuir el nivel de atención.

“Tenemos la tendencia a sobrestimar nuestra capacidad de vigilancia”, dijo François Lépine, director de desarrollo de la Société de sauvetage.

En Quebec, el trágico balance del año de muertes por ahogamiento ya asciende a 44 personas. Los últimos dos casos han sido niños de dos años de edad que perecieron en piscinas familiares.

Foto: Google Images