sábado, 14 de julio de 2012

Para la peruana Ada Cuadros, «el sueño americano» no es más que una pesadilla

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Ada Cuadros Fernández, peruana de 33 años, fue condenada en los Estados Unidos a cadena perpetua, en el 2006. Y volvió a ser condena hoy, a la misma pena, en un segundo juicio, a pesar que la defensa trajo 3 testigos que aportaron datos importantes que no fueron considerados en el primer juicio.

Esta vez el fallo estuvo a cargo del Tribunal Supremo del condado de Collin, Texas, Estados Unidos.

Cuadros fue encontrada culpable de la muerte del pequeño Kyle Lazarchik, de 14 meses, a quien cuidaba como niñera; hecho que ocurrió el 14 de octubre de 2005.

La familia de Ada Cuadros, en especial su madre, se encuentran desolada y a su vez decepcionada de la justicia norteamericana.

La República.pe

El sueño americano se le desvanece entre las rejas. La niñera peruana Ada Cuadros Fernández, quien purga condena en una prisión de Estados Unidos desde el 2006, fue nuevamente hallada culpable por la muerte del pequeño de 14 meses Kyle Lazarchik. Esta vez el fallo estuvo a cargo del Tribunal Supremo del condado de Collin, Texas, Estados Unidos.

Durante el proceso, fueron recibidos los testimonios de tres testigos de la defensa de Ada: el capitán Andrew Griffin, del departamento de bomberos de la ciudad de McKinney, quien llegó a la casa de los Lazarchik cuando el bebé ya se encontraba en una ambulancia, el del médico forense John Plunkett, un especialista con 40 años de experiencia y el de David Gardner, un empleado de la compañía que fabricó los gabinetes de la cocina de la familia Lazarchik, desde donde  cayó el pequeño, según sostiene la defensa.

El primero contó que la niñera se mostraba muy preocupada por la salud de Kyle, mientras que el forense sostuvo que muchos de los moretones en la cabeza del niño pudieron ser provocados por la inserción de un catéter al momento de realizarle un examen para determinar la hinchazón del cerebro. Al tercero, David Gardner, la Fiscalía le preguntó si era posible que la ruptura de la puerta del gabinete se debiera a que la niñera la cerrara con fuerza mientras el niño estaba dentro. Gardner indicó que eso no era posible. Estos testimonios no habían sido incluidos en el primer juicio que afrontó Cuadros en el 2005, cuando recayó sobre ella el mismo veredicto, la prisión de por vida. Sin embargo, a pesar de estos nuevos testigos, la sentencia fue ratificada.

DOLOR FAMILIAR

«Siento mucho dolor de saber que nuevamente se comete una injusticia en contra de mi hija. He perdido todas las esperanzas, yo que esperaba que pasen los días para poder abrazarla». Luz Fernández, madre de Ada, casi no pudo articular estas palabras, las pronunciaba embargada por el llanto. Ella había viajado hasta Estados Unidos solo para permanecer al lado de su hija durante el nuevo proceso, que duró cinco días.

Desde Chimbote, su padre, Víctor Cuadros Cornejo, intentaba no quebrarse. «Estamos muy dolidos, había la esperanza de un mejor resultado, pero no cadena perpetua. Conversamos vía telefónica con mi esposa Luz y con Ada. Sabíamos por el sistema legal de EE.UU. que el jurado no se iba a rectificar. Esperábamos una condena de 40 o 60 años, pero tampoco ocurrió», indicó.

«Se nos viene algo fuerte con la apelación, por eso pedimos el apoyo del gobierno peruano, se trata de una mujer víctima de discriminación”, añadió. Ellos continuarán en la lucha.❧

LA APELACIÓN SÍ ES POSIBLE

Brooke Buttner, abogada de la Universidad de Oklahoma y con licencia en el Estado de Texas, explicó que dentro de ese estado aún queda la opción de apelar la decisión ante el Tribunal de Apelaciones Criminales de Texas, basado en violaciones de procedimientos, por ejemplo que el juez o el jurado haya fallado o ignorando pruebas evidentes. Este mismo recurso podría llegar a hacerse a nivel federal ante la Corte Suprema de los Estados Unidos.

La Fiscalía alega que Cuadros maltrató al niño con la puerta del gabinete de cocina hasta causarle daños en el cerebro. La niñera, en cambio, aceptó que el bebé había sido víctima de una caída, pero que se equivocó al no contárselo a los padres.

Foto: larepública.pe / Video: elcomercio.pe