martes, 17 de julio de 2012

Dos militares chilenos fueron acusados por la muerte del padre de la expresidenta Michelle Bachelet

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Serán sentados en el banquillo de los acusados dos excoroneles de la Fuerza Aérea de Chile por su responsabilidad en las torturas infringidas al general Alberto Bachelet, quien fuera padre de la expresidenta Michelle Bachelet.

Esto sucedió durante el periodo de la dictadura del general Augusto Pinochet. El caso había sido cerrado por la Corte Suprema, pero se reabrió en vista que el Servicio Médico Legal estableció que la causa de la muerte del general fue a consecuencia de las torturas infringidas durante su cautiverio.

Otros 725 casos también fueron reabiertos por delitos de lesa humanidad.

Reporte de AFP:

Alberto Bachelet, padre de la ex presidenta chilena Michelle Bachelet, fue un general de la Fuerza Aérea que se mantuvo fiel al gobierno de Salvador Allende aún bajo las torturas de la dictadura de Augusto Pinochet, que lo llevaron a la muerte.

Nacido en Santiago en 1922, Bachelet provenía de una familia francesa que llegó a Chile a trabajar en el sector vitivinícola. Tercero de cinco hermanos, luego del servicio militar decidió seguir su carrera en la Fuerza Aérea de Chile (FACH).

El general Bachelet, masón de la Gran Logia de Chile, se desempeñaba como responsable de finanzas de la FACH cuando fue detenido por primera vez durante unas horas el 11 de septiembre de 1973, el día del golpe de estado que acabó con el gobierno socialista de Salvador Allende.

Su resistencia a la idea de un grupo de militares liderados por Augusto Pinochet de tomar el gobierno por la fuerza, le valió una segunda detención tres días más tarde.

Durante su reclusión en la Academia de Guerra Aérea, Bachelet fue torturado por sus propios subalternos, junto a otros militares que se mantuvieron leales al gobierno democrático.

«Me encontré con camaradas de la FACH a los que he conocido por 20 años, alumnos míos, que me trataron como a un delincuente o como a un perro», le explicó más tarde en una carta Bachelet a su hija.

El general sufría de problemas cardíacos, y las torturas agravaron su estado. Según su esposa, Ángela Jeria, antes de ser detenidos «él tuvo un accidente vascular muy grave e incluso estuvo con permiso, por lo que creo que sus camaradas debían haber sabido» de su situación.

«Todo el mundo sabía que sufría del corazón y a pesar de eso pasó dos días de pie, y era torturado por subalternos», señaló a medios chilenos Ernesto Galaz, un ex comandante de la FACH que fue apresado junto a Bachelet.

Según determinó la justicia chilena, el general sufrió golpizas, aplicación de corriente, destrucción de las uñas, y largas esperas de pie y encapuchado que obligaron a trasladarlo al hospital, y más tarde, a otorgarle el arresto domiciliario.

Pero a pesar de su condición, Bachelet fue detenido por tercera vez, y sometido a un consejo de guerra junto a todos los oficiales que se mantuvieron leales al gobierno de Allende, acusados de «traición a la patria», cargo por el que pidieron cinco años de prisión para el general.

Durante su paso por la cárcel, Bachelet firmó una nota en la que junto a otros acusados de traición, afirmaba: «En esta celda estuvieron víctimas de la persecución fascista los siguientes oficiales de la FACH, apresados y torturados por la fiscalía de aviación. Aunque su destino sea incierto, su vocación es clara: luchar donde y como sea por el triunfo definitivo de la revolución socialista».

Bachelet falleció a los 51 años por un paro cardiorrespiratorio en la cárcel pública de Santiago.

A casi 40 años de su muerte, un peritaje del Servicio Médico Legal estableció por primera vez que la muerte de Bachelet fue causada por las torturas que recibió durante su encierro, y este martes, un juez ordenó la detención de dos ex coroneles por su supuesta participación en las torturas.

La hija de Alberto Bachelet, la ex presidenta Michelle Bachelet (2006-2010), y su esposa también estuvieron detenidas en centros de torturas.

La ex mandataria nunca se refirió públicamente a los hechos que vivió durante esa detención.

Foto: imow.org