viernes, 20 de julio de 2012

Marcas de lujo abandonan Buenos Aires, Argentina

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Hasta hoy han cerrado sus tiendas en Buenos Aires marcas como Yves Saint Laurent, Calvin Klein, Ermenegildo Zegna, Escada y ahora es el turno de la joyería Cartier. Dos razones para ello: La baja del poder adquisitivo local y el control a la compra de dólares, impuesto por el gobierno. Esto ha provocado dificultades burocráticas para las importaciones.

El Mundo.es

Primero fueron Yves Saint Laurent y Calvin Klein. Ahora le llega el turno a la joyería Cartier, que cerrará las puertas de su tienda en Buenos Aires el próximo 31 de octubre. El lugar de la firma francesa en la exclusiva avenida Alvear, en el barrio porteño de Recoleta, será ocupado por la boutique Design Destrict.

Aunque Cartier no se ha manifestado oficialmente, la prensa local da por descontado que la joyería se resiente de las dificultades para la importación impuestas por la Secretaría de Comercio, encabezada por el polémico Guillermo Moreno.

A las trabas a las importaciones se unen, según publica el diario Clarín, las exigencias burocráticas que impone la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) a las compras de elevada cuantía, con el fin de prevenir el lavado de dinero. Los clientes que realizan compran anuales por más de 50.000 pesos (poco menos de 10.000 euros) deben presentar una declaración jurada ante la AFIP, y los trámites son bastante más engorrosos si la suma supera los 200.000 pesos.

Para ‘Clarín’, esa fue la razón por la que abandonaron el país otras marcas de la avenida Alvear, como Ermenegildo Zegna y la alemana Escada.

Relojes como inversión

Hay quien piensa, sin embargo, que las políticas gubernamentales también están favoreciendo al sector. «Es cierto que están faltando muchos productos y esto afecta el corazón del negocio, pero, por otro lado, las restricciones a la compra de dólares están haciendo que la gente se vuelque más hacia los relojes de alta gama«, declaró al diario argentino la dueña de una joyería de lujo. En su opinión, las restricciones impuestas por el Ejecutivo a la compra de dólares, que ha sido tradicionalmente una forma de ahorro para los argentinos –para evitar la previsible devaluación del valor del peso-, ha motivado la búsqueda de opciones alternativas de inversión, como puede ser comprar un Rolex de oro.

Hace apenas unos meses, la prensa económica argentina dibujaba un próspero panorama para las firmas de lujo en el país, gracias al aumento de la capacidad adquisitiva de los argentinos, motivado por el crecimiento económico combinado con el proceso inflacionario sostenido del último lustro. Sin embargo, algunos análisis detectan en los últimos meses una desaceleración del crecimiento económico que habría redundado en una contención del consumo.

Por otra parte, un importante porcentaje de las ventas del sector del lujo en Buenos Aires procede de los turistas, y especialmente los brasileños, beneficiados en los últimos tres años por un cambio muy favorable. No obstante, en los últimos meses este factor se ha suavizado, desde que el Gobierno brasileño decidió modificar su política monetaria y dejó caer el real con respecto al dólar (llegó a bajar de 1,70 reales por dólar y ahora está a 2).

Foto: Cedoc – Perfil.com