jueves, 26 de julio de 2012

Stanley Kubrick: Fotogramas para la historia

Publicado en:
Blogs
Por:
Temas:

“Si el ajedrez tiene alguna relación con el cine, sería en la manera en la que te ayuda a desarrollar paciencia y disciplina escogiendo alternativas, en momentos en los que una decisión impulsiva parece muy atractiva”. Paciencia y disciplina, primeros mandamientos de Stanley Kubrick. Mandamientos que le ganaron enemistades importantes, como la de Kirk Douglas, con quien trabajó en el nacimiento de su gloriosa carrera -juntos en Paths of Glory (1957) y Spartacus (1960)-.

Todo tenía que ser perfecto para el director neoyorkino, no importa si significaba miles de dólares en cinta e interminables sesiones de rodaje. Mucho se ha dicho sobre él, un personaje polémico y enigmático. Los actores veían en él a un buen amigo durante el rodaje, para darse cuenta luego de que solo eran relaciones profesionales intensas. Malcolm McDowell, el icónico Alex DeLarge de A Clockwork Orange, confesó años después que el distanciamiento deliberado de Kubrick lo había herido profundamente.

Antes de trabajar en batallas épicas, había intentado, con poco éxito comercial, una incursión al Film Noir en The Killing (1956). La primera historia de Kubrick filmada con un equipo profesional, sin embargo, recibió buenas críticas -con el tiempo ha llegado a considerarse como una de sus mejores películas, y su estilo de narración no lineal ha inspirado a autores modernos tan importantes como Quentin Tarantino- y le hizo merecedor de un contrato con Metro-Goldwyn-Mayer.

En 1962 se mudó a Londres para adaptar Lolita, la novela de su gran amigo Vladimir Nabokov. Su primer acercamiento a la comedia negra también fue el primer tema en la obra de Kubrick que causó escándalo público (un hombre que desarrolla una relación obsesiva con su hijastra) y que dejó un fotograma para la historia: la bella Sue Lyon y su «inocente» hula-hula. El director quedó gratamente sorprendido de la capacidad de su estrella masculina de adaptarse a distintas situaciones y de jugar con el patetismo y la comedia. Esa estrella era un tal Peter Sellers.

Un Peter Sellers que llegó a interpretar a tres personajes diferentes en el próximo proyecto de Kubrick, la genial Dr. Strangelove (1964), una parodia de la guerra fría, la guerra nuclear y la bomba “H”. Fotograma: el del piloto “King” Kong cabalgando la bomba de hidrógeno. Por razones evidentes, el rodaje no pudo llevarse a cabo en Nueva York. De vuelta a Londres.

Para dar nacimiento a 2001 A Space Odyssey (1968), a la Ciencia Ficción. “Una experiencia no verbal”, como la describió el propio autor, que no dejó a nadie indiferente. Poética, difícil, experimental, crítica… Tomó cinco años de la vida de un Kubrick que cada vez más se concentraba en los detalles, cada vez dejaba menos al azar. Quien no ha visto 2001 por lo menos conoce la escena de la Overtura Also Sprach Zarathustra de Richard Strauss. Otro fotograma, esta vez con sonido.

A Clockwork Orange (1971) es crítica social, escenario futurista, lenguaje propio, tema y escenas controversiales, música de “Ludwig Van”, fotografía, y vestuario únicos… Una historia para la historia. Fotograma. Film de culto, de conciencia colectiva.  

Para realizar Barry Lyndon (1975), historia picaresca de un escalador social, Kubrick  usó en varias escenas lentes que pidió prestados a la NASA. La razón, necesitaba lentes especiales para poder alumbrar con luz natural. Ventanas, velas. Según algunos críticos de cine, “todas las escenas –de Barry Lyndon– han podido ser una pintura”.

Recién inventado el Steadicam, Kubrick usó sabiamente el mecanismo en su siguiente obra, The Shining (1980), novela de Stephen King, un manual de cómo hacer un thriller. “Here’s Johnny”, “All work and no play makes Jack a dull boy”. Fotogramas. Inolvidable Jack Nicholson.

Full Metal Jacket (1987) es una película dividida en dos: El entrenamiento inhumano de los Marines norteamericanos que iban a la Guerra de Vietnam, y luego sus experiencias en el país asiático. Luego de una matanza, los soldados cantando el tema de “El Club de Mickey Mouse”, aunque no tan recordada como otras de Kubrick, es una imagen impactante. Fotograma.

Con casi setenta años de edad, el director trabajaba casi 18 horas al día en su último proyecto, Eyes Wide Shut (1999), trabajo que logró terminar pero cuya versión final no pudo ver: El 7 de marzo murió súbitamente.

Un día como hoy, 26 de julio de 1928, el mundo vio nacer a Stanley Kubrick, uno de esos genios del cine -como Orson Welles- olvidados por la Academia de las Artes Visuales. “Si puede ser escrito, o pensado, puede ser filmado”, solía decir. Esta manera de pensar cambió la historia del séptimo arte para siempre. Gracias.

Rodrigo Mendoza. @rodrim3105.

Foto: Captura de pantalla de Youtube