sábado, 4 de agosto de 2012

Universidad de McGill descubre beneficios de la cafeína sobre la enfermedad de Parkinson

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

La cafeína, ampliamente consumida alrededor del mundo en café, té y bebidas gaseosas, podría ayudar a controlar el movimiento en la gente que sufre la enfermedad de Parkinson. Esto es de acuerdo a los hallazgos de un estudio llevado a cabo por el Instituto de Investigación del Centro de Salud de la Universidad de McGill (RI MUCH, por sus siglas en inglés), recientemente publicado en la revista científica Neurology, de la Academia Americana de Neurología. El estudio abre la posibilidad de nuevas opciones de tratamiento para la enfermedad de Parkinson que afecta a aproximadamente 100 000 canadienses.

“Este es uno de los primeros estudios que demuestra los beneficios de la cafeína en la discapacidad motora sufrida por la gente con enfermedad de Parkinson”, afirmó el Dr. Ronald Postuma, quien encabezó el estudio. “Las investigaciones ya han demostrado que la gente que toma café tiene un menor riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson, pero hasta ahora nadie había observado las implicaciones clínicas inmediatas de dicho hallazgo”.

La cafeína, uno de los estimulantes psicomotores más usados en el mundo, actúa en el sistema nervioso central y en el sistema cardiovascular al disminuir temporalmente el cansancio e incrementar el estado de alerta. De acuerdo con el Dr. Postuma, la somnolencia es comúnmente asociada con la enfermedad de Parkinson. “Queríamos descubrir cómo la cafeína podría tener impacto sobre la somnolencia, así como en otros síntomas de la enfermedad de Parkinson, como la lentitud de movimiento, la rigidez muscular, los temblores y la pérdida del equilibrio”.

Los investigadores dieron seguimiento a un grupo de 61 personas con Parkinson. Mientras el grupo control recibió una píldora placebo, el otro grupo recibió una dosis de 100 mg de cafeína dos veces al día por tres semanas y después 200 mg dos veces al día por otras tres semanas, que fue el equivalente de entre dos y cuatro tazas de café al día.

“Las personas que recibieron suplementos de cafeína experimentaron una mejoría en sus síntomas motores (una mejoría de 5 puntos en la Escala Unificada de Calificación de la Enfermedad de Parkinson, usada para medir la gravedad de la enfermedad”) en comparación con las que recibieron placebo, debido a la mejora en su velocidad de movimiento y reducción de la rigidez”, comentó el Dr. Postuma. La cafeína sólo tuvo efectos dudosos sobre la somnolencia y no afectó la depresión o la calidad del sueño nocturno en los participantes.

Se necesita realizar estudios a gran escala y sobre un periodo mayor de tiempo para aclarar estos hallazgos. “La cafeína debería ser explorada como una opción de tratamiento para la enfermedad de Parkinson, ya que podría ser una opción como un suplemento adicional a los medicamentos e incluso para disminuir las dosis de éstos”, concluyó el Dr. Postuma.

El estudio fue financiado por los Institutos Canadienses de Investigación en la Salud (CIHR, por sus siglas en inglés) y la Fundación Webster.

El estudio fue realizado en coautoría por Ronald B. Postuma, Silvia Rios Romenets y Robert Altman (Departmento de Neurología, McGill/MUHC); Amélie Pelletier (Departmento de Neurología, McGill/MUHC, RI MUHC); Kathia Charland (Departmento de Epidemiología, Biostadística y Salud Ocupacional, McGill); Anthony E. Lang, Rosa Chuang y Binit Shah del Centro Morton y Gloria Shulman de Desórdenes del Movimiento y el Programa Edmond J. Safra en Enfermedad de Parkinson del Hospital Occidental de Toronto de la Universidad de Toronto; y Renato P. Munhoz, Mariana Moscovich, Luciane Filla y Debora Zanatta de la Universidad Católica Pontificia de Paraná, Brasil.

Jacqueline Robledo López – Noticias Montreal

Con información de  la Universidad de McGill.

Foto: vozlatino.com