lunes, 6 de agosto de 2012

Egipto lanza ofensiva para controlar el Sinaí tras atentado que costó la vida a 16 policías

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Se ha dicho que la península del Sinaí, administrativamente controlada por Egipto, se ha convertido en una zona sin ley, en donde operan con entera libertad grupos armados. Ayer precisamente uno de estos grupos, al parecer islamista, provocó un atentado terrorista que costó la vida de 16 policías egipcios y otros siete heridos.

En los hechos también murieron ocho de los atacantes.

Israel, que comparte límites con este territorio, lanzó una alerta al gobierno egipcio, ya que teme que estos ataques se extiendan hacia su territorio.

Como se sabe esta es una zona álgida en las relaciones entre los dos países. Escenarios de la guerra de los 7 días entre Israel y Egipto e históricamente la entrada de Moisés hacia Israel y lugar donde, bajando de las montañas, dio los Diez Mandamientos.

El presidente Mohamed Morsi, viajó hasta Rafah, el paso fronterizo de acceso a la franja de Gaza y declaró tres días de luto nacional, por la muerte de los policías y anunció el comienzo de una campaña militar para controlar esta zona y evitar algún posible ataque a objetivos israelíes, que puedan tornarse en un conflicto fronterizo entre ambos países.

Reporte de Reuters:

Egipto calificó a los islamistas armados que mataron a 16 policías cerca de la frontera israelí como «infieles» y prometió el lunes lanzar duras medidas después de la masacre que tensionó los vínculos de El Cairo con Israel y los palestinos.

Un funcionario egipcio dijo que «elementos jihadistas» cruzaron desde la Franja de Gaza hacia Egipto antes de atacar el puesto fronterizo. Luego robaron dos vehículos blindados y se dirigieron hacia Israel, donde fueron asesinados por israelíes.

El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, dijo el lunes que los ocho atacantes murieron en la incursión, agregando que esperaba que el incidente sirviera como una «llamada de aviso» para Egipto, al que acusan de haber perdido el control en la desierta península del Sinaí.

El baño de sangre representó una temprana prueba diplomática para el presidente egipcio, Mohamed Mursi, un islamista que asumió el cargo a fines de junio después de que Hosni Mubarak, un aliado de Estados Unidos, fue derrocado el año pasado en un levantamiento popular.

Mursi visitó la zona fronteriza el lunes, acompañado por el jefe del Ejército egipcio, mariscal de campo Hussein Tantawi. El Ejército envió refuerzos e incrementó los puntos de control.

Mubarak cooperó estrechamente con Israel en temas de seguridad y prohibió movimientos islámicos como los Hermanos Musulmanes de Mursi, cuyos líderes usualmente expresan hostilidad hacia el Estado judío.

El Ejército egipcio, que aún mantiene varios niveles de poder en la nación árabe más poblada del mundo, calificó a los atacantes como «infieles» y dijo que había sido paciente hasta ahora frente a la inestabilidad en el Sinaí.

«Pero hay una línea roja y pasarla es inaceptable. Los egipcios no esperarán mucho para ver una reacción a este evento», agregó en un comunicado en su página de Facebook.

Un Sinaí desmilitarizado es la piedra fundamental de un histórico acuerdo de paz de 1979 entre ambos países.

Pero durante el último año ha aumentado el descontrol en el vasto desierto, mientras bandidos beduinos, jihadistas y militantes palestinos de la vecina Gaza llenan el vacío, generando más tensiones en las relaciones entre Egipto e Israel.

Fotos: entitulares.com / Afp