lunes, 6 de agosto de 2012

Primer ministro sirio deserta y se pasa al bando de los rebeldes

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Un serio revés sufrió esta mañana el presidente sirio Bashar al Assad. Su primer ministro desertó y se pasó a las filas rebeldes. En un mensaje transmitido por la cadena Al Yazira, el exministro calificó al régimen sirio de «terrorista y asesino».

Por su parte el opositor Ejército Libre Sirio reveló también que hay otros tres ministros que habrían renunciado y se habrían refugiado en Jordania.

Reporte de Reuters:

El primer ministro sirio Riyad Hijab desertó y se pasó al banco de la oposición que busca derrocar al presidente Bashar al-Assad, dijo un portavoz del funcionario el lunes, convirtiéndose en una de las deserciones de más alto perfil del Gobierno de Damasco.

Hijab, quien como gran parte de la oposición pertenece a la mayoría suní de Siria, no formaba parte del círculo íntimo de Assad, pero como el funcionario civil de más alto nivel en desertar, su partida representa un golpe simbólico a un «establishment» enraizado en la secta minoritaria alauita del presidente.

Su partida probablemente no tenga repercusiones sobre el control del poder de Assad, que está basado en el Ejército y un aparato de seguridad dominado por alauitas y que fue sacudido por un ataque con bomba el mes pasado que provocó la muerte de cuatro funcionarios, incluyendo a su cuñado.

La televisión estatal dijo que Hijad había sido despedido, pero una fuente oficial en la capital jordana, Amán, informó que el despido se dio luego de su deserción a la vecina Jordania con su familia.

«Anuncio hoy mi deserción de las matanzas y el régimen terrorista y anuncio que me he unido a las filas de la revolución de la libertad y la dignidad. Anuncio que a partir de hoy soy un soldado de esta bendecida revolución«, dijo Hijab en un comunicado leído en su nombre por el portavoz, que fue transmitido por el canal de televisión Al Jazeera.

Khaled al Hbous, líder del Ejército Libre de Siria para la zona de los alrededores de la capital, dijo que sus combatientes habían ayudado a Hijab a huir del país: «Lo hicimos entre las 05:30 y las 7:30 de esta mañana», dijo a Reuters por teléfono.

«Aseguramos su ingreso a Jordania y el Ejército jordano lo escoltó», agregó, sin dar más detalles, aunque afirmó que habrá más deserciones.

El opositor Consejo Nacional Sirio dijo que dos ministros y tres generales del Ejército habían desertado con Hijab. Esa afirmación no pudo ser verificada inmediatamente.

La televisión estatal siria anunció la destitución de Hijab mientras las fuerzas gubernamentales parecían preparar un asalto por tierra para expulsar a los insurgentes de Aleppo, la mayor ciudad del país.

También se produjeron hechos de violencia alrededor de la capital, donde los rebeldes dijeron que disparos del Gobierno habían matado a tres iraníes que los rebeldes tenían cautivos. Amenazaron con matar a otros rehenes si el Ejército no detenía sus bombardeos.

Hijab era un alto funcionario del partido gobernante Baath, como otros importantes desertores del Gobierno y las fuerzas armadas, pero también era un suní y no tenía autoridad real sobre un Estado gobernado por la familia Assad durante las últimas cuatro décadas.

«Hijab está en Jordania con su familia», dijo una fuente oficial jordana, que no quiso ser identificada.

El presidente Assad designó como primer ministro a Hijab, ex ministro de Agricultura, en junio tras unas elecciones parlamentarias que según las autoridades fueron un paso hacia la reforma política pero que la oposición calificó de farsa.

La provincia natal de Hijab, Deir al-Zor, ha estado bajo fuertes ataques del Ejército sirio durante semanas mientras las fuerzas sirias tratan de desalojar a rebeldes de grandes zonas del campo.

La televisión siria informó que Omar Ghalawanji, que era viceprimer ministro, fue designado el lunes para dirigir temporalmente el Gobierno.

Assad y su padre, quien fue presidente antes que él, han designado consistentemente a primeros ministros de la comunidad mayoritaria suní. Sin embargo, su posición prácticamente no tiene poder y el control ha permanecido con Assad, su familia y los jefes de seguridad de los alauitas.

Foto: Efe