martes, 7 de agosto de 2012

China: Gu Kailai admite haber asesinado a Neil Haywood y puede ser condenada a muerte

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Gu Kailai -esposa de Bo Xilai, el alto dirigente chino que fue defenestrado de todos sus cargos en marzo pasado- confesó haber asesinado al empresario británico Neil Haywood y también haber cometido «delitos económicos».

Esta confesión sobreviene dos días antes que inicie su juicio que podría terminar en pena de muerte.

Gu Kalai, sin embargo, no ha sido acusada por «delitos económicos», lo que podría significar según especialistas, que las autoridades chinas no pretenden perseguir criminalmente a su marido, Bo Xilai.

Reporte de EFE:

La esposa del defenestrado dirigente chino Bo Xilai, Gu Kailai, detenida por la muerte de un empresario británico, ha admitido cargos de asesinato y «delitos económicos», publica hoy el diario «South China Morning Post» acerca de un caso que ha sacudido las más altas esferas políticas chinas.

El diario, que cita a «un alto miembro de la acusación», indica que Gu ha confesado los cargos durante su detención por la muerte en noviembre de Neil Haywood, amigo de su familia.

El juicio contra Gu tiene previsto comenzar el próximo jueves a puerta cerrada en la ciudad de Hefei, capital de la provincia de Anhui, en el centro del país.

El juicio, que se espera que transcurra rápidamente, tendrá lugar dos meses antes de que comience en China el proceso de renovación de la cúpula dirigente del Partido Comunista en octubre.

De ser declarada culpable, Gu podría hacer frente a la pena de muerte, pues el homicidio es una de los 55 delitos castigados con la pena capital según la ley china.

El caso representa el mayor escándalo en las escenas políticas chinas de las últimas décadas y ha supuesto la caída en desgracia de Bo Xilai, de 62 años, considerado hasta entonces uno de los dirigentes chinos más en alza y que tenía grandes posibilidades de lograr en octubre un puesto en el Comité Permanente del Politburó, el órgano de dirección colegiada al frente del Partido Comunista.

El escándalo se desató el pasado febrero cuando Wang Lijun, vicealcalde de Chongqing (centro) y mano derecha de Bo -quien era el jefe del Partido Comunista en esa ciudad-, pidió asilo en el consulado de EEUU en la localidad de Chengdu, próxima a Chongqing.

Allí Wang (que también podría ser condenado a muerte si se le acusa de traición al Partido Comunista) denunció, supuestamente, la mala praxis de Bo y los vínculos de Gu con la muerte de Heywood, amigo de la familia.

Hasta entonces, las autoridades chinas habían corrido un tupido velo sobre la muerte de Heywood, e incluso llegaron a sugerir que se había debido a una ingesta excesiva de alcohol, a pesar de que familiares del británico aseguraron que era abstemio.

El 10 de abril, Gu y su asistente Zhang Xiaojun fueron declarados «altamente sospechosos» de la muerte de Heywood.

Entonces, y de forma casi simultánea, la agencia de noticias oficial china Xinhua también informó de la suspensión de Bo Xilai del Politburó y del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) por «supuestas irregularidades», sin vincular ambos casos.

Casi tres meses después, el 26 de julio, se anunció que la Fiscalía de Hefei había acusado formalmente de asesinato a Gu y Zhang.

Según indicó entonces Xinhua, que apuntó a su vez que «los hechos son claros y las pruebas irrefutables y sustanciales», la Fiscalía ya había interrogado a los dos sospechosos y escuchado a la defensa.

La esposa del defenestrado dirigente chino Bo Xilai, Gu Kailai, detenida por la muerte de un empresario británico, ha admitido cargos de asesinato y «delitos económicos», publica hoy el diario «South China Morning Post» acerca de un caso que ha sacudido las más altas esferas políticas chinas.

Foto: telediario.mx