martes, 7 de agosto de 2012

Portugués que reside desde hace 32 años en Canadá será expulsado del país a finales de mes

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Jose Pereira portugués expulsado de Canada

Vive en Quebec desde hace 32 años, pero este residente de la Montérégie, de origen portugués, será expulsado de Canadá en algunas semanas debido a una confusión administrativa.

José Pereira reside en Saint-Roch-de-Richelieu. Está casado con una québécoise, tiene cuatro hijos y varios nietos. Hasta hace poco tuvo una empresa con la cual llegó a realizar donaciones de hasta un millón de dólares en material informático para las escuelas de Quebec. Respondiendo a su expulsión, prevista para finales de este mes, su casa ahora está en venta y se prepara para hacer maletas.

“Tenía 26 años cuando vine de Portugal. Hace 32 años que estoy aquí, en este país, y ahora me botan como un criminal. No tiene sentido”, asegura.

Canadá le prohibe a José Pereira venir de nuevo al país. Su esposa, Cérès Bibeau, está devastada. “Nos vamos a vivir a Portugal. Mis hijos están aquí, mis nietos están aquí. Es muy, muy triste esta situación”, indica.

Confusión administrativa

Pereira no cometió ningún crimen, reseña Radio-Canada. Fue a su país de origen en 2009 para visitar a su padre enfermo, cuando su tarjeta de residencia permanente expiró. Durante su estadía en Portugal, realizó trámites en Montreal y en la Embajada de Canadá en París, para solucionar su problema. Luego regresó a Quebec, donde lo esperaba su nueva tarjeta de residencia permanente.

Todo estaba en orden, al menos eso creía él. Sin embargo, la embajada había exigido más pruebas de su residencia en Canadá y José no respondió a estas solicitudes.

“El problema es que no volví a llamar porque no sabía ni siquiera que tenía que hacerlo. Recibí una carta en Portugal”, explica.

Finalmente, la embajada anuló su residencia permanente y Canadá ordenó su expulsión “por uso abusivo de nuestras leyes de inmigración”. Irónicamente, José Pereira lo supo dos años más tarde, cuando se presentó para obtener su ciudadanía canadiense.

“Esto no es humano”, indica.

Según su abogado, Stéphane Handfield, Pereira efectivamente cometió un poco de negligencia, pero no abusó de las leyes de inmigración.

«No es un individuo que cometió faltas criminales. Se apega a la ley. Desafortunadamente, cayó en una situación contradictoria por las decisiones dadas, pero estamos lejos de estar en una situación en la que alguien ha incumplido leyes o que se haya abusado del sistema. Estamos lejos de ello”.

Foto: captura de pantalla – Radio-Canada