martes, 21 de agosto de 2012

Elecciones Quebec: Charest y Marois soltaron los guantes en un fuerte debate cara a cara

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Jean Charest Pauline Marois Cara a Cara

Fue un intercambio como el que han tenido en los últimos años en la Asamblea Nacional. Jean Charest y Pauline Marois debatieron, se acusaron y presentaron sus propuestas en un nuevo debate realizado este lunes.

El formato, producido por la cadena TVA, incluye a solo dos de los candidatos, quienes se enfrentan cara a cara para discutir los temas más importantes de su campaña: gobernabilidad, políticas sociales, economía y la identidad de Quebec.

Los argumentos fueron los mismo del debate del domingo, aunque la emotividad y la agresividad para atacar al rival se elevó. Dos puntos fueron los que más contrapunteos generaron: la soberanía de Quebec y la corrupción.

Charest dijo que Marois busca dividir a la población con su plan de realizar un referéndum sobre la independencia de la provincia. Además atacó su postura a favor de la huelga y el hecho que vistió el carré rouge del movimiento estudiantil, con lo que “olvidó sus labores como diputada” y le dio la espalda al 70% de los estudiantes que no se paralizaron durante estos meses.

La jefa del Parti Québécois replicó afincándose en el tema de la corrupción y casos como el de Tony Tomassi, quien es acusado de fraude y manejar de manera ilegal el otorgamiento de algunos permisos a cambio de dinero para el partido.

De igual forma, Marois criticó a Charest el hecho que se pone del lado de Ottawa y que ha dejado que la cultura de Quebec se pierda, en especial su “inacción” por proteger el francés.

Sin embargo, el primer ministro dijo que el francés sigue avanzando y criticó las posturas “discriminatorias” del PQ, que planea modificar y fortalecer la ley 101 para extender su poder y aplicarlo a los cégeps de la provincia.

El referéndum

Uno de los momentos más acalorados fue la discusión sobre un posible referéndum por la soberanía de Quebec. Pauline Marois no quiso responder cuándo haría la consulta, solo dijo que “la hará cuando esté segura que tiene la mayoría de su lado”.

Charest la criticó por crear inestabilidad y por no pensar en el impacto económico que tendría eso.

La jefa del Parti Québécois señaló que sigue siendo soberanista y que su plan es que Quebec se separe de Canadá, aunque no quiso dar detalles de su plan ni una línea de tiempo para aplicarlo.

Corrupción y ética

“Usted no puede venir a darme lecciones de ética, señor Charest”, disparó Marois sobre el tema de la gobernabilidad, que incluyó la corrupción.

El líder liberal se mostró mucho más agresivo para defenderse del tema que más golpea su campaña. Tras nueve años en el poder, Charest busca salvar su mandato, el cual ha estado rodeado de varias acusaciones y escándalos, que han ocupado gran parte de los titulares de la prensa en los últimos meses.

“La mayoría de las acusaciones se han hecho sin fundamentos”, dijo Charest, aunque Marois lo increpó con casos como el de Tomassi y un evento de recaudación de fondos que contó con la participación de un conocido miembro de la mafia.

Charest replicó poniendo sobre la mesa las irregularidades durante la campaña de 2007 del PQ, así como lo denunciado por el reporte Moisan sobre la ilegalidad de algunas contribuciones que recibió la tolda soberanista.

Este martes será el turno de Charest de enfrentarse cara a cara con Francois Legault. El miércoles se cerrará la tanda de discusiones entre Marois y Legault.

Conclusiones – Opinión del autor

Jean Charest es quien tiene todo en contra. Tras dos mandatos y nueve años en el poder el líder liberal empieza a ver el desgaste de su proyecto. Ante ese escenario Pauline Marois estaba casi obligada a noquear al primer ministro en un debate.

Sin embargo, el golpe fulminante nunca llegó. Charest fue agresivo y su experiencia le permitió atacar a Marois en puntos clave: el referéndum, el hecho que no ha presentado su plan económico y el haberse puesto del lado del movimiento estudiantil en huelga en vez de “representar a todos los estudiantes”.

Pero Marois lleva el viento en su favor en las encuestas, por lo que le ayudaba mantenerse calmada y repetir los mismos argumentos con los que ha logrado posicionarse hasta ahora. No arriesgó más de la cuenta y metió el dedo en la herida de los liberales, el tema de la corrupción.

No se podría hablar de ganador, sino que, una vez más, Charest no perdió. Sobrevivió una vez más a los ataques.

Twitter: @PabloJinkopablo@noticiasmontreal.com

Foto: captura de pantalla TVA