jueves, 23 de agosto de 2012

La soberanía de Quebec y la economía marcaron el debate entre Pauline Marois y François Legault

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Pauline Marois Francois Legault Debate Quebec

Pauline Marois y François Legault, dos viejos conocidos, se enfrentaron en el tercer debate cara a cara de la cadena TVA y el último de la campaña electoral en Quebec.

Como era de esperarse e intercambio fue propicio para tocar viajes heridas de la época en la que Legault, ahora al frente de la Coalition Avenir Québec, era parte del Parti Québécois de Marois.

El tono de la discusión fue mucho más calmado que en el resto de los debates, aunque ambos candidatos subieron los decibeles cuando se llegó al último tema, el de la identidad de Quebec.

Ese fue el turno para Legault de atacar a Marois por la inestabilidad que crearía en el caso de lanzar un referéndum sobre la soberanía de Quebec. El moderador le preguntó si lanzaría la consulta en su primer mandato, a lo que la jefa del PQ respondió: «yo lo haría a la mañana siguiente de mi elección, pero las cosas no funcionan así».

Al mismo tiempo atacó a su excompañero de partido, diciendo que había olvidado sus valores, a lo que el líder de la CAQ respondió que simplemente que «avanzó como muchos otros québécois». Legault reiteró que la independencia de Quebec no es la prioridad para la mayoría de los ciudadanos en la actualidad, quienes están cansados de 30 años de división.

Sin embargo, el jefe de la CAQ dijo que no hará la promoción a la soberanía, pero tampoco promoverá la total unidad de Quebec con Canadá.

Sobre el tema de la gobernabilidad, el tema principal fue el de los gastos en las elecciones. La CAQ propone limitarlos a $4 millones, muy por debajo de los 11 que, por lo menos, ha gastado el PQ en su campaña. «Visitar toda la provincia cuesta dinero», se defendió Marois.

Ambos estuvieron de acuerdo en que se debería limitar las contribuciones de los ciudadanos a los partidos políticos.

Lo que sí faltó fueron propuestas concretas para atacar el problema de ética y corrupción que se vive en algunos sectores del gobierno de la provincia. Ninguno de los dos quiso hacer promesas.

En cuanto al tema de las políticas sociales, la educación y la salud ocuparon la mayor parte del segmento. Marois volvió a atacar a Legault, al igual que en el debate de los candidatos del domingo, por lo «irreal» de sus políticas de salud, especialmente su promesa de dar un médico de familia a cada ciudadano en un periodo de un año.

Legault habló de la necesidad de tener «coraje» y defendió su programa al tiempo que atacó a Marois por no haber presentado su plan económico a menos de dos semanas de las elecciones, con lo cual demuestra, a sus ojos, que el desarrollo económico y social de la provincia no es su primera prioridad.

«Usted es la reina del status quo, madame Marois», dijo Legault en repetidas ocasiones, alegando que la jefa del Parti Québécois no quiere hacer los cambios necesarios en sectores claves, como las comisiones escolares y el sector salud.

Pero Marois se defendió señalando que sus propuestas son realistas. En cuanto a los hospitales, dice que mejorará el tiempo de espera para las cirugías y en las salas de emergencia, pero que pensar en erradicar ese problema en un mandato es prácticamente imposible. Así mismo, destacó que ya en el pasado, cuando era parte del último gobierno del PQ, había ayudado a reducir el número de comisiones escolares, para reducir así la burocracia.

El resultado – Opinión del autor

Pauline Marois demostró tener mucha más experiencia que Legault, de eso no hay duda. Pero cabe notar que muchos factores podrían empezar a hacer mella en la campaña de la jefa del Parti Québécois.

Su decisión de no presentar su plan económico no es comprensible para muchos, aún más cuando se toma en cuenta que queda poco menos de dos semanas para las elecciones.

Sin embargo, Marois supo controlar los ataques del jefe de la CAQ, sacando en numerosas ocasiones su pasado pequista.

El debate de este miércoles solo confirma la posición de los radicales. Por mucho que lo intente, la CAQ no podrá atraer votos del PQ de personas cuyo plan principal es la soberanía de Quebec. De igual forma, la tolda soberanista no ganará votos de personas que prefieran ver a Quebec como una parte de Canadá.

Sin embargo, su ambigüedad sobre el tema del referéndum y si lo haría durante su primer periodo, podría costarle votos entre los  independentistas más radicales, esos que realmente quieren que se ponga fecha a la consulta en el primer día de un eventual gobierno del PQ.

Twitter: @PabloJinkopablo@noticiasmontreal.com

Foto: captura de pantalla TVA