domingo, 26 de agosto de 2012

Oposición siria presiona por intervención internacional tras masacre de 200 personas

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Tras una nueva masacre de unos 200 personas en Daraia, Damasco, supuestamente responsabilidad de las tropas del régimen de Bashar el Assad, la oposición siria reunida en torno al Consejo Nacional Sirio (CNS), pidió una urgente intervención militar de la comunidad internacional.

La intervención que demandan es para proteger a la población civil, porque derrocar al gobierno es su tarea, dicen los rebeldes del CNS.

Reaparece vicepresidente

En otras noticias, se supo que el vicepresidente sirio Farouq al-Sharaa reapareció en público hoy domingo después de un mes de paradero desconocido. Apareció reunido con una delegación proveniente de Irán.

Como se sabe fuentes opositoras habían mencionado su deserción de las filas del gobierno. Posteriormente se habló de un posible arresto domiciliario. Ninguna explicación se ha dado al respecto.

Informa El Mundo.es

El Consejo Nacional Sirio (CNS), organismo que intenta agrupar a la oposición al régimen de Bachar Asad, ha reclamado en Estambul una intervención militar a cargo de la comunidad internacional. Mientras, Bachar Asad se muestra tajante y promete acabar a «a cualquier precio» con la «conspiración» contra su país, según ha informado la agencia Sana.

«El pueblo sirio no permitirá que sus planes tengan éxito ni alcancen sus metas» y acabará con esta situación «a cualquier precio», dijo el presidente.

Por su parte, Abdelbaset Sieda, presidente del CNS, denunció en una rueda de prensa en Estambul la masacre ocurrida el sábado en Daraia, un pueblo de la provincia de Damasco, que atribuyó a las fuerzas gubernamentales y que, según afirmó, costó la vida a unas 200 personas.

Ante la magnitud y la frecuencia de estas matanzas, urge imponer una prohibición de vuelos militares en Siria, dijo Sieda, pero advirtió de que ya no bastaría con esa medida pues considera necesaria una intervención militar directa. Es la primera vez que el Consejo Nacional Sirio, formado hace un año en Estambul, pide de forma explícita la entrada de tropas internacionales en Siria.

«No queremos que la comunidad internacional derroque el régimen de Al Asad: hacerlo es nuestra responsabilidad como pueblo sirio en lucha; pero sí exigimos que la comunidad internacional proteja a los civiles», dijo el dirigente opositor.

Sieda, profesor universitario exiliado durante años en Suecia y elegido en junio pasado como presidente del CNS, insistió en que «ya no caben más titubeos y retrasos«, hay que pasar a la acción.

No pidió a ningún país en particular que encabece la intervención militar, pero desde el inicio de la rueda de prensa se dirigió al rey Abdalá de Arabia Saudí y a Mohamed Morsi, presidente de Egipto, como dirigentes de los países árabes más poderosos, así como al Gobierno de Catar, un emirato pequeño que ha respaldado desde el principio a la oposición siria. Tampoco especificó si debiera delimitarse una zona concreta de exclusión aérea, tal y como se lleva especulando desde hace meses.

Pero Mahmud Othman, otro miembro del CNS presente en la rueda, comentó a Efe que las masacres ocurren en todo el país, de manera que una protección eficaz de los civiles sólo se podría garantizar si la exclusión aérea afectara a todo el territorio sirio.

George Sabra, también representante del CNS, subrayó que la responsabilidad por las masacres perpetradas en Siria recae sobre la comunidad internacional, ya que no pone fin a unas matanzas que ya se suceden días tras día. Por otra parte, Sieda pidió a Turquía que mejore la atención a los refugiados sirios y que garantice el acceso a agua potable y la alimentación, ya que ahora no reciben suficiente comida, denunció.

Una delegación del CNS, encabezada por el propio Sieda y su predecesor, Burhan Ghaliun, había visitado el lunes pasado cuatro campamentos en el sur de Turquía para evaluar las necesidades de los refugiados y entregar ayudas.

4.600 refugiados en Jordania

El Gobierno jordano ha alertado sobre la afluencia cada vez mayor de refugiados sirios a Jordania, que supera la capacidad de este país para atenderlos, después de que cruzaran la frontera más de 4.600 sirios en las últimas 48 horas.

«El creciente número de refugiados sirios que llega a Jordania supera los campamentos ya construidas para recibirlos y presiona a las personas que los dirigen», dijo el portavoz gubernamental, Samih Maayta, citado por la agencia oficial de noticias Petra.

Maayta señaló que en los últimos dos días un total de 4.653 sirios entraron en territorio jordano para escapar de la ofensiva militar contra los feudos rebeldes de las tropas del régimen sirio de Bachar Asad.

Las declaraciones del portavoz se producen horas después de que organizaciones humanitarias denunciaran que la policía jordana había utilizado gases lacrimógenos contra una manifestación de refugiados sirios.

La protesta tuvo lugar el viernes pasado en el campamento Zaatari, en la provincia Mafraq, a 60 kilómetros al noreste de Ammán, en rechazo a las malas condiciones del campo, que actualmente alberga a unos 12.000 sirios.

Durante el incidente se registraron varios heridos, según informaron fuentes del campamento, aunque las autoridades no se han pronunciado sobre este asunto. El Gobierno jordano estima que más de 150.000 sirios han escapado a Jordania huyendo de la violencia en su país desde el inicio de la revuelta contra Asad en marzo de 2011.

Fotos: Pantalla video Rtve.es / Reuters