jueves, 30 de agosto de 2012

Celebran Cumbre de No Alineados en Irán con solo 29 jefes de Estado. Morsi sorprende criticando a Siria

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Se trata de la Cumbre número 16 de los países no Alineados. El movimiento empezó en 1955 en Indonesia, con nueve países. Hoy son 120 los que que la integran. Aunque las cosas han cambiado mucho, el espíritu del grupo sigue siendo la defensa de la intervención, el respeto de la soberanía de los países y la democratización del Consejo de Seguridad de la ONU.

En la inauguración solo estaban presentes 29 jefes de Estado, el resto de los países envío representantes. El evento, sin embargo, cuenta con la presencia del secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon y del recientemente elegido presidente de Egipto, Mohamed Morsi.

La reunión sin duda es un triunfo diplomático para Irán, en medio del bloqueo internacional a causa de su controvertido programa nuclear.

A continuación algunas de las novedades hasta hoy de la cita:

El presidente egipcio critica en Irán el “régimen opresivo” de Bachar el Asad

El País (extracto)

El discurso del presidente egipcio, Mohamed Morsi, ha irritado a los representantes del régimen de Bachar el Asad en el primer día de la 16ª Cumbre del Movimiento de Países no Alineados (MPNA), que ha arrancado este jueves en Irán, el gran aliado de Damasco. La delegación siria se retiró tras las declaraciones del nuevo presidente islamista de Egipto, que afirmó que es una «obligación ética» apoyar al pueblo sirio en su lucha contra el «régimen opresivo» de El Asad. Morsi era ya una de las estrellas de la cumbre por ser el primer dirigente egipcio en visitar Irán desde que ambos países rompieran sus relaciones diplomáticas tras la revolución islámica de 1979.

«El derramamiento de sangre en Siria es una responsabilidad de todos nosotros y debemos saber que no puede ser detenido sin una interferencia efectiva de todos nosotros», afirmó el mandatario egipcio, sentado junto al presidente iraní y principal aliado de El Asad, Mahmud Ahmadineyad. Morsi afirmó que Siria necesita una transición pacífica a una democracia y el fin del «régimen opresivo» actual. Los medios de comunicación iraníes no difundieron las declaraciones del presidente egipcio, según The New York Times.

Morsi, que hasta este jueves no se había manifestado abiertamente en favor de ninguno de los dos bandos del conflicto, acude a Teherán con una propuesta de paz para poner fin a la carnicería que está teniendo lugar en Siria, según la cual las cuatro potencias regionales –Irán, Turquía, Arabia Saudí y el propio Egipto– convocarían una conferencia de paz en la que comprometerían a las partes para acordar e implementar una tregua de tres meses. Durante este periodo los diplomáticos de las cuatro naciones trabajarían entre bastidores junto a sus respectivos interlocutores locales para desactivar la bomba de relojería en la que se ha convertido la guerra civil en el país vecino.

Hacía tres décadas que Irán no brillaba tanto en la arena internacional. Con la celebración de la cumbre el régimen iraní quiere demostrarle al mundo que las sanciones económicas impuestas por Occidente no merman ni su capacidad organizativa ni de convocatoria, propias de la potencia regional que reclamar ser.

Presencia controvertida del secretario general de las Naciones Unidas

La asistencia a la cumbre del Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, también es vista como victoria diplomática por parte de los organizadores, ya no tanto porque el máximo representante de Naciones Unidas esté presente (suele asistir a las cumbres de países no alineados) sino porque ha decidido hacerlo a pesar de las fuertes presiones recibidas por parte de Estados Unidos e Israel, que consideran que su presencia multiplica la relevancia del encuentro, utilizado por Irán para demostrar que no está tan aislado.

Ban Ki-moon quiso ya el miércoles contentar a los países más críticos con su asistencia pidiéndole al ayatolá Alí Jamenei que dé pasos concretos para demostrar que su programa nuclear es de carácter exclusivamente civil. El líder supremo de la revolución le ha respondido este jueves durante la sesión inaugural. “Irán no buscará jamás tener el arma atómica”, ha dicho Jamenei que, sin embargo, ha puntualizado que su país tampoco “renunciará jamás al derecho del pueblo iraní a utilizar la energía nuclear con fines pacíficos”.

Durante tres días se darán cita los líderes o ministros de asuntos exteriores de 120 países, junto a observadores de otros 17. Atención especial merece la presencia de Arabia Saudí, Qatar o Bahréin, vecinos regionales de Irán que aprovecharán la ocasión para mostrarle la mejor cara a su gran rival regional mientras por detrás hacen acopio de armamento por temor a que se desate un nuevo conflicto en la zona.

Asimismo, el secretario general de la ONU solicitó, esta vez aludiendo a todos los Estados, que dejen de suministrar armas a Siria, uno de los temas que se abordarán durante la cumbre. Mientras, desde la sede de la organización en Nueva York, su portavoz Martin Nesirky condenaba los últimos ataques verbales de Irán hacia Israel como «ofensivos, inflamatorios e inaceptables», en un anticipo del contenido del discurso de Ban en Teherán.

Foto: EFE