sábado, 1 de septiembre de 2012

Dos atentados suicidas en Afganistán matan 12 personas y dejan a más de 50 heridos

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Dos explosiones esta mañana, provocadas por suicidas cerca de una base de la OTAN, causaron la muerte de 12 personas. Doce civiles y cuatro policías locales. Ningún soldado extranjero murió. El ataque fue reivindicado por los talibanes. Esto sucede cuando en el país están vacantes los cargos de ministro del Interior y de Defensa y el jefe de los servicios secretos.

Reporta EFE

Al menos doce personas han muerto y más de medio centenar han resultado heridas esta mañana en dos atentados suicidas coordinados en la provincia de Wardak, a pocos kilómetros al oeste de Kabul.

Un terrorista con un cinturón con explosivos se inmoló en el exterior de la oficina del gobernador del distrito de Sayed Abad hacia las seis de la mañana, dos horas y media menos en la Península. El hombre se acercó al lugar a pie, e hizo estallar la carga explosiva cuando ya estaba a pocos metros de las dependencias.

Pocos minutos después un camión bomba voló por los aires en las cercanías de una base militar estadounidense, situada a escasos metros de las dependencias del gobernador.

La explosión fue tan brutal que una mezquita y varias casas se vinieron abajo, y las tiendas del bazar también resultaron afectadas por la onda expansiva.

Un portavoz de la oficina del gobernador, Shahidullah Shahid, calificó el ataque de «masivo». Los talibán han reivindicado los atentados.

La Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán (ISAF) ha informado a través de un comunicado de que ningún militar extranjero ha muerto como consecuencia del ataque, y los que han resultado heridos han sido de poca consideración. Algunos han sido evacuados, y otros han recibido asistencia en la propia base de Sayed Abad. Ésta es la segunda vez que esa base estadounidense, el puesto avanzado de combate de Sayed Abad, es objetivo de un atentado con camión bomba. El año pasado casi ochenta militares estadounidenses resultaron heridos en un ataque similar.

Entre las personas muertas esta mañana, hay ocho civiles y cuatro policías nacionales afganos. El portavoz del gobernador considera que el número de víctimas puede aumentar. La carretera que une Kabul con el distrito de Sayed Abad ha quedado cerrada al tráfico, y resulta difícil acceder a la zona.

Wardak es una provincia que se encuentra a tan sólo media hora en coche de la capital afgana. A pesar de ello es una zona de importante presencia insurgente.

Es una provincia especialmente atrasada, y con una población mayoritariamente de la etnia pastún, la misma que la de los talibán. Allí, en Wardak, es donde las tropas estadounidenses han sufrido algunos de sus ataques más importantes. En agosto del año pasado un helicóptero Chinook resultó abatido en esa provincia, y treinta militares estadounidenses murieron.

El ataque de este sábado sucede en un momento especialmente delicado en que el Gobierno afgano no dispone ni de ministro de Defensa, ni del Interior, ni de responsable de los servicios secretos. El Parlamento afgano retiró su confianza a los titulares de las carteras gubernamentales, y ambos ministerios están encabezados ahora por sus asistentes mientras se espera que el presidente afgano, Hamid Karzai, nombre a nuevos ministros y éstos sean ratificados por el Parlamento. El pasado 29 de agosto Karzai también destituyó al responsable de los servicios secretos afganos, Rahmatullah Nabil, y su cargo continúa vacante.

Foto: Efe