lunes, 3 de septiembre de 2012

«J’ai ma pelle»: miles de personas dan inicio simbólico a la construcción de un nuevo estadio de hockey en Quebec

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:

Pelletée Quebe City Nordiques

Miles de personas se reunieron en Quebec City para un acto simbólico: poner en marcha la construcción del nuevo estadio en la capital de la provincia, el primer paso para concretar el regreso de los Nordiques a la NHL.

“J’ai ma pelle” (tengo mi pala) se llamó el evento, organizado por la algunas autoridades gubernamentales y con el apoyo del alcalde Régis Labeaume.

Cerca de 20.000 palas azules fueron vendidas para la ocasión. Cada participante, con su pala en la mano, marchó por unos dos kilómetros antes de llegar al terreno donde se planea levantar el nuevo estadio, el cual es un requerimiento para que se pueda negociar el regreso de los Nordiques, el equipo que se mudó a Colorado a mediados de los 90 por problemas financieros.

“No conozco una ciudad o país donde la gente sea así de orgullosa, orgullosa de lo que hacemos”, dijo Régis Labeaume, alcalde de Quebec.

Artistas como Kevin Parent, David Usher, Jean-Pierre Ferland y Martin Deschamps se presentaron ante los miles de fanáticos, muchos quienes se presentaron con sus antiguas camisetas de los Nordiques.

Peter Stastny y Michel Goulet, antiguos jugadores de la desaparecida franquicia, también estuvieron presentes para dar su apoyo.

El proyecto del nuevo estadio ha sido objeto de muchas polémicas, sobre todo por el posible financiamiento por parte de Quebec y la relación con el grupo Quebecor, quien tendría los derechos de administración de la nueva estructura.

Un toque electoral

Tanto Jean Charest como Pauline Marois estuvieron presentes en el evento, aunque la respuesta que generaron fue distinta.

El líder liberal y actual primer ministro de la provincia estuvo entre las autoridades que realizó el primer movimiento de tierra simbólico para dar inicio al evento. Charest, quien no luce bien en las encuestas para las elecciones de mañana, pasó entre el público y saludó a los presentes sin ningún problema.

Para la jefa del Parti Québécois la situación no fue muy positiva. Marois fue recibida entre abucheos que tapaban los tímidos aplausos de algunos de sus seguidores.

Un par de personas optaron por gritar “Ca-na-dá, Ca-na-dá” mientras pasaba la líder de la tolda soberanista.

Este domingo Jean Charest señaló que un gobierno del PQ traería inestabilidad a la provincia por sus planes independentistas, lo cual no sería muy bien visto por la NHL y pondría en riesgo el retorno de los Nordiques.

Sin embargo, Marois dice que la liga más importante de hockey es un organismo mundial, por lo que no habría problemas con que un equipo de Quebec, ya como país, sea parte de la misma.

Foto: Radio-Canada