lunes, 3 de septiembre de 2012

Nuevo enviado especial de la ONU para Siria piensa que su misión es «casi imposible»

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El pequeño margen de éxito que podría tener Lakhdar Brahimi de salir airoso de su misión se encuentra en la diferencia que podría existir entre lo imposible y lo casi imposible. En efecto, el nuevo enviado especial de la ONU para Siria define su misión como «casi imposible».

Señaló dos obstáculos a su labor, que a decir verdad son los que han marcado los acontecimientos todo el tiempo: 1) La intransigencia del gobierno sirio y 2) La parálisis en el Consejo de Seguridad de la ONU, por los continuos vetos de China y Rusia.

La información de EFE

El nuevo enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Lakhdar Brahimi, ha calificado su misión en ese país de «casi imposible» por la escalada de la violencia.

En una entrevista con la BBC al asumir el puesto dejado por el ex secretario general de la ONU Kofi Annan, el diplomático argelino admitió que tiene por delante una labor muy difícil y tiene temor por el «peso» de la responsabilidad que tiene. «Llego a este trabajo con los ojos abiertos, sin ilusiones. Sé lo difícil que es, casi imposible. No puedo decir imposible, (sino) casi imposible», señaló Brahimi a la BBC en Nueva York.

Según fuentes de la oposición siria, al menos 20.000 personas han muerto desde que estallara el conflicto en Siria el pasado marzo. «Estoy asustado por el peso de la responsabilidad. La gente ya está diciendo que hay muertos y (está preguntando) ¿Qué está Usted haciendo?«, comentó Brahimi, quien ha ocupado varios puestos en la ONU, incluido el de enviado para Afganistán.

«Y no estamos haciendo mucho. Eso en sí mismo es un peso terrible», puntualizó. El nuevo enviado para Siria calificó, además, al Gobierno del país árabe de «intransigente» ante la escalada de la violencia y dijo que hay una parálisis en el Consejo de Seguridad de la ONU, en el que China y Rusia han vetado varias resoluciones destinadas a presionar a Damasco a que acabe con los enfrentamientos internos.

Al mismo tiempo, Brahimi dijo que espera mantener el plan de paz de Annan, con una posible adaptación, si bien admitió que tiene «ideas pero todavía no un plan». Agregó que un cambio político en Siria es «fundamental y urgente», pero -señaló- «el cambio no debe ser cosmético».

Brahimi también trató de mantener distancia con los rebeldes sirios al afirmar que no se unirá a ellos puesto que «estoy trabajando para dos organizaciones internacionales, las Naciones Unidas y la Liga Árabe».

Desde el pasado julio, las fuerzas del Gobierno sirio y de los rebeldes mantienen fuertes enfrentamientos en Damasco.

Foto: directmatin.fr