viernes, 14 de septiembre de 2012

La ira de los islamistas se extiende a Túnez. Una turba intenta penetrar en la embajada de EE UU

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

Una turba de radicales islamistas intentó penetrar en la embajada de los Estados Unidos, en Túnez, país donde empezó la Primavera Árabe. Al parecer los manifestantes han ingresado solo hasta la zona del estacionamiento de la legación. La policía intervino con energía, lanzando bombas lacrimógenas y haciendo disparos.

La violencia no solo está siendo dirigida hacia las delegaciones de los Estados Unidos. En Jartum, la capital de Sudán, las representaciones de Alemania y Reino Unido también fueron atacadas. Se registró un muerto. En Egipto continúan las protestas y en Yemen hasta hoy se han registrado cuatro muertos y 15 heridos.

Reporta el País

La crisis desatada por Inocencia de los musulmanes, el burdo filme que parodia la figura del profeta Mahoma, amenaza con escalar a un mayor nivel de tensión. Una nueva ola de protestas convocadas para expresar el rechazo a la película se ha extendido a otras embajadas occidentales  tras las graves agresiones a sedes diplomáticas estadounidenses perpetradas desde el pasado martes. Desde este mediodía, los disturbios en Sudán alcanzan a las sedes diplomáticas de Alemania y Reino Unido y ya hay un muerto en los enfrentamientos. En Túnez, país donde se iniciaron las primeras protestas de la primavera árabe, se están produciendo tiroteos en la legación estadounidense que ha sido asaltada por decenas de personas y en Egipto continúan las manifestaciones violentas de los últimos días.

A mediodía la tensión generada alcanzó la sede de la embajada alemana en Jartum. Decenas de personas prendieron fuego en el exterior de la tapia del edificio sin que la policía pudiera evitar que accedieran al interior. Los testigos señalan que los asistentes a las protestas han coreado lemas contra EEUU y Alemania, y han pedido al Gobierno de Sudán que cierre ambas legaciones y expulse a los embajadores.

Un portavoz de la legación diplomática de Reino Unido confirmó a la BBC que varios manifestantes estaban tomando posiciones alrededor de la embajada británica, que se encuentra a pocos metros de la alemana, y que la policía ha comenzado a rodear el edificio para tratar de evitar su asalto.

En Túnez la policía ha lanzado gases lacrimógenos y ha disparado para intentar dispersar a la multitud congregada ante la embajada estadounidense. Aún no se ha podido determinar qué tipo de balas están utilizando las fuerzas de seguridad pero es habitual en las manifestaciones violentas de Túnez el uso de balas de caucho. Periodistas de diferentes medios aseguran que del interior del edificio –al parecer en la zona de aparcamientos– se puede ver un humo negro que podría deberse al lanzamiento de cóctles molotov.

Protestas en Egipto

En respuesta a la convocatoria de varias organizaciones, entre ellas los Hermanos Musulmanes, unos pocos miles de personas se han congregado en el centro de la plaza Tahrir para expresar su rechazo por la producción de un filme en EEUU que denigra la figura del profeta Mahoma. El grupo, que incluía a varias docenas de mujeres veladas y era de tendencia islamista, lanzaba consignas a favor de Mahoma. “Con el espíritu, con la sangre, nos sacrificaremos por ti profeta”, era uno de los lemas más repetidos.

A un centenar de metros de allí, unas docenas de jóvenes, muchos de ellos apenas adolescentes, jugaba al gato y al ratón con la policía. Un muro de cemento construido esta misma mañana, y situado en la calle que une la mítica plaza con la embajada de EEUU, separaba a los manifestantes de las fuerzas de seguridad. Si bien ello consiguió apaciguar una batalla callejera que ya hace tres días que dura y se ha cobrado más de 200 heridos, no puso fin a los disturbios.

Varios chicos treparon el muro, y desde allí lanzaban piedras contra la policía, que respondía con gases lacrimógenos, impregnando de un fuerte olor la zona. “Queremos una disculpa oficial de EEUU, y que se retire la venta y emisión del vídeo”, decía Omar Tareq, uno de los jóvenes activistas. “Tiramos rocas contra la policía para responder a sus agresiones. Ellos empezaron con los gases lacrimógenos”, añade con una sonrisa, como si la refriega fuera un juego de niños.

No existe una posición común que una a los manifestantes más allá de su indignación por el trato dispensado a Mahoma. “Nuestro profeta es una línea roja que no se puede cruzar. Es alguien muy importante en nuestras vidas, y tiene que ser respetado”, afirma Issam, un ingenieron de mediana edad que forma parte de la Gamá Islamiya, el brazo político de un grupo terrorista que abandonó la violencia hace una guerra.

Mientras buena parte de los manifestantes exigen a Morsi que expulse a la embajadora estadounidense en El Cairo, o cierre la embajada, Issam se conforma sólo con un cambio de la legislación en EEUU. “Las relaciones con Washington son muy importantes para nosotros, y no hay que ponerlas en peligro. Basta con que se apruebe una ley que prohíba los insultos a todos los profetas, y no sólo a Mahoma, tal como en muchos países occidentales está prohibido hacer apología del Holocausto”, sostiene.

Cuatro muertos en Yemen

La crisis desatada por Inocencia de los Musulmanes prendió ayer viernes como una mecha por el mundo musulmán, causando graves disturbios en El Cairo, un asalto a la embajada estadounidense en Yemen que se saldó con cuatro muertos y 15 heridos y protestas en Teherán, Bagdad y Basora.

Estados Unidos trata de contener la ola de protesta con una combinación de acciones diplomáticas y expresiones de fuerza que pondrán a prueba la firmeza de Barack Obama y el acierto de su política exterior a pocas semanas de las elecciones presidenciales.

El Gobierno norteamericano ha dejado claro que deplora el contenido del vídeo —con el que se justifican las manifestaciones violentas— y que no tiene nada que ver con su producción, al tiempo que barcos con misiles y aviones sin tripulación avanzan hacia las costas de Libia.

El pasado martes, un ataque lanzado contra el consulado estadounidense en Bengasi, en el este de Libia, se saldó con la muerte del embajador de Washington y otros tres ciudadanos de EE UU.

El recién elegido primer ministro libio, Mustafa Abu Chagour, ha anunciado este jueves a varios medios que se han producido las primeras detenciones con relación al ataque.

Foto: Pantalla video Rtve.es