lunes, 17 de septiembre de 2012

Hezbolá se pliega a las protestas contra el video. Harán manifestaciones diarias en el Líbano

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El Papa saliendo y Hezbolá entrando en escena. Esto es el reflejo de la diversidad cultural y religiosa del Líbano, donde el cristianismo es importante y le hace contrapeso al islamismo, como no sucede en la mayoría de los países árabes, donde la presencia del cristianismo es aún más pequeña.

En efecto, el actual secretario general de Hezbolá, Hasan Nasralá, apareció hoy en público -rompiendo su voluntario encierro desde el 2008- al frente de una manifestación en Beirut. Nasralá dio un discurso de censura al video de Mahoma y arengó a sus partidarios a plegarse a las protestas que ya se han generalizado en el mundo árabe y que en realidad se transformaron en protestas contra los Estados Unidos.

Hezbolá, significa “Partido de Dios”, con Allah como Dios. Es una organización islamista libanesa, que tiene dos brazos, uno político y otro paramilitar. La organización es señalada como terrorista. Se dice que recibe ayuda financiera, en armas y capacitación, de parte de Irán y de Siria.

El País

Hasan Nasralá, líder del partido milicia libanés Hezbolá y hombre de referencia para buena parte del musulmán ha reaparecido hoy en Beirut durante la manifestación convocada en repulsa de la película sobre la vida de Mahoma que desde hace una semana incendia el mundo árabe. Nasralá ha dado un discurso de unos 15 minutos en lo que es su primera intervención pública desde 2008. Desde la guerra en 2006 entre Israel y Hezbolá, el dirigente vive escondido y sus apariciones son muy excepcionales.

Nasralá ya se había manifestado contra el vídeo, al que consideró insultante, ha culpado a Estado Unidos de la emisión de la cinta y de su permanencia en la Red y ha pedido que la legislación internacional penalice los insultos a la religión. Para que la presión no decaiga, el líder chií ha convocado a sus seguidores a protestar durante una semana en Líbano. En la primera de las manifestaciones, celebrada esta misma tarde en Beirut, ha hecho su reaparición provocando el delirio entre sus seguidores.

“No nos quedaremos callados tras este insulto”, dijo la noche del domingo en un discurso televisado, en el que comparó la gravedad de la supuesta ofensa con la quema de la mezquita de Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado para los musulmanes. Nasralá pidió a Estados Unidos que retire la película de Internet, porque a su juicio solo así cesarán los ataques como el perpetrado contra los diplomáticos estadounidenses en Bengasi la semana pasada. “El mundo islámico le pide a Estados Unidos que impida la emisión de la película y que lleve a juicio a aquellos que han ofendido a los musulmanes”.

El líder chií no se limitó a acusar a Estados Unidos y repartió culpas con generosidad. A los líderes de los países árabes les acusó de “no mover un dedo”. “Si la película hubiera ofendido a algunos de vuestros reyes o gobernantes, habríais actuado”, les dijo.

Nasralá ha esperado a que el papa Benedicto XVI finalizara su visita de tres días a Líbano para salir a la palestra. La visita papal ha transcurrido sin incidentes, a pesar del clima de tensión que se vive en la zona, fruto del conflicto en la vecina Siria y de las protestas en contra de la película estadounidense. Sacar a los libaneses a manifestarse durante el viaje del Pontífice podría haber complicado aún más las delicadas condiciones de seguridad de la visita.

El programa de protestas de Nasralá se prolongará durante una semana en la que las marchas se repartirán por todo el país, especialmente en las zonas de mayor concentración de población chií.

Foto:  Joseph Eid – Afp