martes, 18 de septiembre de 2012

El Rey Juan Carlos a Cataluña: “En estos tiempos, lo peor que podemos hacer es dividir fuerzas”

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

El Rey Juan Carlos I de España, a través de un comunicado en la página web de la Casa Real, envió un mensaje a Cataluña, entidad autónoma del país, que desde el pasado 11 de septiembre, fecha de su aniversario, reanudó sus sentimientos separatistas.

El Rey Juan Carlos expresó: “En estas circunstancias, lo peor que podemos hacer es dividir fuerzas, alentar disensiones, perseguir quimeras, ahondar heridas. No son estos tiempos buenos para escudriñar en las esencias ni para debatir si son galgos o podencos quienes amenazan nuestro modelo de convivencia”-

Apeló a la unidad y al rescate del espíritu de la Transición. La Transición española, se llama así al proceso histórico en el que España dejó la etapa dictatorial del general Francisco Franco, para pasar a regirse por una nueva Constitución basada en un Estado democrático de Derecho.

El gobierno de Cataluña (la Generalitat) responde.

El Gobierno catalán ha reaccionado con una fría indiferencia al mensaje del Rey alertando que no es este un momento de “quimeras” ni de “disensiones” . El portavoz del ejecutivo catalán, Francesc Homs, ha contestado con un inequívoco “no nos damos por aludidos” cuando se le ha expuesto el contenido de la carta del monarca. “Desde hace tiempo, desde Cataluña se están planteando un montón de propuestas y soluciones que no son quimeras”, ha señalado en referencia al pacto fiscal y la necesidad de que Cataluña disponga de instrumentos de Estado.

El discurso del Rey ha pillado, de hecho, por sorpresa a Homs que ha conocido el mensaje de la Casa Real justo cuando comparecía en el Palau de la Generalitat para dar cuenta de los acuerdos del Ejecutivo catalán, que se reúne todos los martes. Pese a todo, Homs ha agradecido que el jefe de la Casa Real, Rafael Spottorno, acudiera el jueves a la conferencia que dio el presidente Artur Mas en Madrid a diferencia de la actitud que tomaron tanto el Gobierno de Mariano Rajoy como los líderes del Partido Popular o PSOE, que no asistieron al acto. (El País)

El Mundo.es

Ocho días después de presentar su nueva página web, el Rey ha hecho un primer uso de ella como inusual instrumento de comunicación política. En su segunda carta, Don Juan Carlos advierte a los españoles del “momento decisivo” en el que vivimos “para asegurar o arruinar el bienestar que tanto nos ha costado alcanzar“.

Por ello, hace dos recomendaciones: unidad y recuperación del espíritu de la Transición. Para Don Juan Carlos, la unión consiste en caminar juntos, aunar voces y remar a la vez. “Lo peor que podemos hacer es dividir fuerzas, alentar disensiones, perseguir quimeras, ahondar heridas“, escribe el Rey en la página de Casa Real. “No son estos tiempos buenos para escudriñar en las esencias ni para debatir si son galgos o podencos quienes amenazan nuestro modelo de convivencia”.

El Rey define así el espíritu de la Transición: “El trabajo, el esfuerzo, el mérito, la generosidad, el diálogo, el imperativo ético, el sacrificio de los intereses particulares en aras del interés general, la renuncia a la verdad en exclusiva”.

Según el Monarca, son éstos los valores que hemos de recuperar “desde la unión y la concordia” porque son estos valores los que “han destacado en las mejores etapas de nuestra compleja historia”.

Desde Zarzuela se explica que la carta del Rey irá modificándose según lo necesiten las circunstancias. La cibermisiva del Rey se describe como un discurso más adaptado a los nuevos tiempos. Ha sido iniciativa del Rey en este momento de crisis económica, en el que una España con récord de desempleo flirtea con la posibilidad de un rescate, y política tras el nuevo envite nacionalista de Cataluña.

“…Carta de S.M. el Rey…”

No soy el primero y con seguridad no seré el último entre los españoles que piensa que en la difícil coyuntura económica, política y también social que atravesamos es imprescindible que interioricemos dos cosas fundamentales.

La primera es que solo superaremos las dificultades actuales actuando unidos, caminando juntos, aunando nuestras voces, remando a la vez. Estamos en un momento decisivo para el futuro de Europa y de España y para asegurar o arruinar el bienestar que tanto nos ha costado alcanzar. En estas circunstancias, lo peor que podemos hacer es dividir fuerzas, alentar disensiones, perseguir quimeras, ahondar heridas. No son estos tiempos buenos para escudriñar en las esencias ni para debatir si son galgos o podencos quienes amenazan nuestro modelo de convivencia. Son, por el contrario, los más adecuados para la acción decidida y conjunta de la sociedad, a todos los niveles, en defensa del modelo democrático y social que entre todos hemos elegido.

La segunda es que, desde la unión y la concordia, hemos de recuperar y reforzar los valores que han destacado en las mejores etapas de nuestra compleja historia y que brillaron en particular en nuestra Transición Democrática: el trabajo, el esfuerzo, el mérito, la generosidad, el diálogo, el imperativo ético, el sacrificio de los intereses particulares en aras del interés general, la renuncia a la verdad en exclusiva.

Son esos los valores de una sociedad sana y viva, la sociedad que queremos ser y en la que queremos estar para superar entre todos las dificultades que hoy vivimos.

Foto: Luis Sevillano – El País